Mayo en Guatemala: se consolida la época lluviosa y la tierra se viste de verde

Por Dennis Orlando Escobar Galicia

Mayo es el mes de las flores y los árboles en Guatemala, cuyo nombre proviene del náhuatl y significa tierra de árboles. En 2003 se instituyó por decreto el Día Nacional del Árbol, a celebrarse cada 22 de mayo. Desde ese entonces cada mes de mayo se  realizan campañas de reforestación nacional y de concienciación sobre la importancia del árbol.

En la mayoría de establecimientos educativos se llevan a cabo actos de exaltación del árbol y se procede a sembrar arbolitos desenterrados de los diferentes viveros del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación,  del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y del Instituto Nacional de Bosques.

El decreto 30-2003 establece que dichos ministerios y la Asociación Nacional de Municipalidades deben promover la reforestación a través de estudiantes de diferentes centros educativos y de vecinos de las municipalidades. Además instituye que la Ceiba pentandra  es el árbol símbolo nacional de Guatemala y que deberá dignificarse cada 22 de mayo.

No obstante estas acciones promovidas desde el Estado, la deforestación en Guatemala está causando graves estragos; al punto que de ser el país de la eterna primavera se está convirtiendo en una tierra de ambiente cálido y con grandes áreas sin masa boscosa. El país en 25 años (1990-2015) ha perdido el 55 por ciento de su cobertura forestal.

Los más expertos profesionales de los recursos naturales renovables consideran que para recuperar la masa forestal deben realizarse acciones más concretas y que duren todo el año, a saber:  intensas campañas de concienciación para crear una cultura forestal que contribuya a la siembra y el cuidado de los árboles plantados, el establecimiento de un mayor número de áreas protegidas, el incentivo al cuidado de los bosques y el desarrollo de la industria forestal, así como también la reducción al mínimo de los incendios forestales y la desmedida ampliación de la frontera agrícola.

Beneficios de los árboles al medio ambiente

  • Purifican el aire al absorber el dióxido de carbono a través de las hojas.
  • Influyen en la temperatura u humedad de la atmósfera.
  • Regulan la cantidad de agua llovida que escurre por los suelos.
  • Las raíces de los árboles ayudan a sostener el suelo y laderas, evitando la erosión y los deslaves.
  • Contribuyen a la purificación del agua que se acumula en el subsuelo.
  • Ofrecen refugio a muchas especies de mamíferos, aves, insectos y algunas plantas.
  • Producen alimento, medicinas, ornamentos y otras materias primas.
  • Nos dan sombra y aire.
  • Embellecen el paisaje.
  • Proporcionan madera para leña y para diferentes construcciones.
  • El contacto con los árboles y bosques contribuye a estimular la sensibilidad de las personas con la naturaleza.

Guatemala tierra de maderas preciosas

En la tierra de árboles (Guatemala) por su variabilidad climática hay una rica variedad de maderas preciosas, altamente cotizadas en el mercado internacional por su resistencia y belleza para la construcción de muebles finos, artesanías  y estructuras de materiales de construcción de viviendas.

Entre dichas maderas podemos mencionar cedro, conacaste, teca, rosul, palo blanco, matilisguate, hormigo, melina y caoba.  Esta última fue descubierta por los españoles cuando vinieron a América e inmediatamente se dieron cuenta que era una de las más apreciables riquezas encontradas en el Nuevo Mundo.

«Una de las primeras cosas que con la caoba se hicieron fue una tosca cruz que data de 1514 y la cual se conserva aún en la catedral de Santo Domingo. El conquistador Hernán Cortez fue uno de los que usaron la caoba, a raíz de su hallazgo, para la construcción de barcos», fue anotado en Maderas de América, artículo publicado en Selecciones del Reader´s Digest de junio de 1946.