La mujer que se hizo pasar por hombre para ser una heroína de la Revolución

La tradición oral difundida a través de los corridos que datan de principios del siglo XX, es el medio por el que muchas personas han podido conocer la figura de muchos de los héroes que forjaron una leyenda durante el movimiento revolucionario mexicano. Gracias a estas composiciones, que además se nutrían con cada nueva hazaña de su protagonista, es que pudimos tener un retrato más o menos redondo de los personajes que lucharon en ambos lados del conflicto y aunque quienes estaban del lado del gobierno de Díaz no salen bien parados, sin duda incluso sus figuras fueron motivo suficiente para que esos trovadores de la guerra hicieran lo posible para que pasaran a la historia.

petra herrera 1

Incluso las mujeres que participaron en esta lucha tuvieron un lugar dentro del aspecto lúdico de la gesta, corridos como el de “La rielera” y “Adelita” plasman el coraje y el romance que algunas de estas mujeres infundían entre los guerrilleros, dándoles una razón más para seguir luchando a favor de un futuro que prometía tanto progreso como igualdad en todos los sectores de la sociedad mexicana. No obstante, entre tantas luminarias históricas hubo un lugar de penumbras en el que quedaron ocultas figuras tan importantes como la de Petra Herrera o Pedro Herrera, como le conocieron sus compañeros dorados.

Una mujer entre los dorados

Si bien el papel de las mujeres durante el movimiento revolucionario fue sumamente importante, la mayoría del tiempo éstas no se encontraban en el campo de batalla, sino que sus tareas se encaminaron más hacia labores domesticas; cocinar, lavar ropa y cuidar de los enfermos. No obstante, para muchas de ellas ese no era el “glamour” de la guerra. La verdadera acción estaba en medio del polvo, la sangre y las balas, justo en la trinchera donde cada día cientos de hombres se jugaban la vida.

petra herrera 2

A sabiendas de que muy pocas mujeres podían entrar a las filas de personalidades como Pancho Villa, una joven Petra Herrera tomó una de las decisiones más importantes de su vida: vestirse de hombre para poder luchar en las filas del caudillo y así volar puentes como una especie de pasatiempo que le ganó el respeto de sus compañeros quienes ─ya bajo el nombre de Pedro Herrera─ confiaban plenamente en sus capacidades militares.

petra herrera 3

Para no ser descubierta y poder continuar con sus labores, constantemente tenía que recurrir a mentiras que le permitían mantener oculta su verdadera identidad. Por ejemplo, cuando otros hombres le preguntaban por qué a pesar de no rasurarse ni siquiera una vez a la semana su rostro siempre parecía estar liso, Herrera contestaba que se levantaba antes que todos para poder asearse sin problemas. Luego de sentir confianza con sus compañeros y sabiendo que ellos le iban a seguir a como diera lugar, decidió confesar verdadera identidad y aunque a nadie pareció importarle estar al mando de una mujer, el mismo Villa no sintió deseos de ascenderle al grado de General que ya se había ganado gracias a su labor militar.

La heroína de la rebelión

No es ningún secreto que a su paso por algunos poblados, los distintos ejércitos realizaban saqueos y secuestraban algunas jóvenes para ser violadas por los soldados. De hecho, se dice que cuando Pedro Herrera se encontró por primera vez en esta situación, “por derecho” escogía a una de las muchachas y se la llevaba para salvarla del abuso. Sólo a quienes salvó de este terrible destino conocieron su verdadera identidad mucho antes que sus compañeros, incluso muchas de estas mujeres pasaron a convertirse en soldaderas inspiradas por la figura de Petra, quien formó un ejército con ellas después de que Francisco Villa se negase a darle el cargo de General.

petra herrera 4

El ejército de soldaderas lideradas por Petra fue de gran ayuda en momentos decisivos de la Revolución. Una de sus hazañas más conocidas fue la toma de Torreón en 1914, misma que debió su éxito al basto conocimiento que estas combatientes, instruidas por Herrera, tenían acerca de armamento y explosivos.

petra herrera 5

Mientras el número de hombres en el campo de batalla reducía considerablemente con cada afrenta, el grupo de Petra aumentaba, por ello se convirtió en una pieza clave para el movimiento revolucionario en el norte país. Sin embargo, cuando éste se disolvió su líder se convirtió en espía. Eso es lo último que se supo de esta figura revolucionaria a la que la historia no le dio la justicia que se merece, tanto así que al igual que su nacimiento, la fecha de su muerte continúa siendo un misterio para los historiadores.

Cultura Colectiva

Categories: Género, México