Habana negra

Por Santiago Weksler

Con Lucero ya embarazada viajamos a La Habana de luna de miel y encuentro una ciudad que remeda a una de post-guerra: abandonada, triste, hermosa.



Dejo a mi esposa en el hotel (a ella le da miedo aventurarse por la noche en una ciudad que parece apocalíptica) y salgo como depredador, lente en ristre, a robar las escenas fantasmagóricas de unos muros y sus habitantes.


Paso a otra dimensión, me transformo en un cineasta del expresionismo alemán, en un pintor del chiaroscuro.


El desenfoque y el grano reventado son adrede (recordando mis fotos análogas con película ISO 3200).  Ahora no me importa la técnica, solamente lo que siento a través del visor y que quiero compartir con otros.


Quiero congelar todo, pero mi mujer me espera, así que opto por esos personajes sombríos que deambulan en medio de calles en penumbra de esta Habana en penumbras.


El placer de las imágenes se mezcla con un sentimiento de decepción por aquella Cuba Libre que apoyé y que creí era la representación de la justicia.


Una guerra entre luces y sombras y yo en el medio con la piel de gallina. Gracias Lucero por darme la libertad de capturar la maravillosa desolación de esta isla.

Categories: Cuba, Galerías, Perú