El 68, recuerdos de la memoria

En este ensayo fotográfico, Lucía Vergara nos lleva al pasado y presente de las calles que atestiguaron el movimiento estudiantil de 1968

¿Cuántos conocemos la historia de nuestra ciudad, de las calles por las que caminamos? Una plaza, una esquina, una calle que guarda los secretos de nuestra historia. Son testigos silenciosos de millones de sucesos, que, sin saberlo, a veces marcan el rumbo del país.

Estas postales, el Zócalo capitalino, la Avenida Reforma, el estacionamiento o la Rectoría de Ciudad Universitaria, almacenan pedazos del movimiento estudiantil de 1968.

Pero 50 años después, estos espacios juegan en convivencia con nuestro presente y han adquirido nuevos significados. Porque hoy sabemos que la matanza del 2 de octubre no inició en Tlatelolco, ni terminó ahí.


Uno de los paisajes que más recordamos del movimiento estudiantil es Ciudad Universitaria, desde la marcha encabezada por el entonces rector, Javier Barrios Sierra, el 1 de agosto de 1968, hará a ocupación militar del 13 de septiembre. El papel de la UNAM sería fundamental para que mas escuelas se unieran a las exigencias de los estudiantes.


En el verano de 1968, diversas protestas de los estudiantes convocaron a miles de jóvenes que llegaron hasta el Zócalo del entonces Distrito Federal. En contrapropuesta, los militares ocuparon la plaza de la Constitución.


En 50 años, nuestros paisajes cambiaron y muchos de los edificios que fueron testigos del movimiento estudiantil ya no existen, solo quedan en la memoria. Otros, en cambio, los que aún resisten, ya no guardan recuerdos de aquellos días.

Los militares fueron pieza clave el 2 de octubre, pero gracias a nuevos testimonios se sabe que fue el Estado Mayor Presidencial el que operó la masacre, si bien el Ejército estuvo esos días en la Plaza de las Tres Culturas. Pero hoy sabemos que la historia es muy distinta de lo que creímos durante décadas.

El rostro de Gustavo Díaz Ordaz quedó plasmado en Tlatelolco como símbolo d ememoria y no olvido; sin embargo, ahora con la polítca del gobierno d ela Cdmx de quitar las placas del metro, debeos preguntarns: Quitar sus nombres y borrarlos de la historia ayuda a la no repetición de violaciones graves?


Pie de Página