Católicos guatemaltecos celebran 125 años de realizar procesión de la Virgen de Guadalupe

Por Dennis Orlando Escobar Galicia

Desde hace ciento veinticinco años (12 de diciembre de 1892) la feligresía de católicos de Guatemala realiza un cortejo procesional en honor de la Guadalupana y Juan Diego (beatificado en 1990). Actualmente el desfile religioso sale del Santuario de Guadalupe (inaugurado el 11 de noviembre de 1951), situado en la zona uno de ciudad capital de Guatemala y recorre las principales calles y avenidas del Centro Histórico de dicho país centroamericano, fronterizo con México.

Las imágenes de la Virgen de Guadalupe y del ahora beato Juan Diego fueron talladas por el escultor guatemalteco Juan Ganuza. El día del cortejo procesional las estatuas son cargadas en andas por mujeres y hombres, miembros de una asociación devota. El anda fue estrenada en 1950 y fue donada por un grupo de mexicanas.

Una noche antes del rezado de Guadalupe, en el interior y en el atrio del santuario se llevan a cabo diversos actos festivos para conmemorar el 12 de diciembre de 1531, fecha que según la leyenda la Señora de Guadalupe se le apareció a Juan Diego, un humilde campesino indígena mexicano.

Los devotos católicos, de diferentes estratos socioeconómicos, acostumbran llevar a los pequeños de la familia vestidos con vestimentas de pueblos originarios de Guatemala, en virtud de que según la leyenda la Guadalupana se le apareció a un niño indígena mexicano. Algunos padres de familia también visten a sus hijos con vestimenta de charro mexicano y a las mujeres con trajes similares a las «adelitas». Resulta curioso que a las niñas las maquillan como mujeres adultas y a los niños como hombres mayores.

En las principales calles y avenidas aledañas al Santuario de Guadalupe, el día del rezado, se instalan diversos puestos de ventas de comida guatemalteca y mexicana, por ejemplo: tamales, atoles, tacos, garnachas, molletes, elotes cocidos o asados… Además se sitúan estudios fotográficos con escenarios acordes a la fecha para fotografiar a los infantes.

Vale mencionar que la fecha genera elaboración y venta de diversos productos que contribuyen al ingreso de pequeños comerciantes, a saber: vestimenta para infantes, gastronomía, cohetería y diversos artículos artesanales con motivos religiosos.

Otro aspecto a destacar es que los guatemaltecos, vecinos de los mexicanos, han hecho propia la festividad de la patrona de México, también conocida como la Emperatriz de América. Muchas familias católicas guatemaltecas acostumbran bautizar con el nombre de Guadalupe a alguna de sus hijas. En un estudio reciente se determinó que por lo menos ochenta y cinco mil mujeres se llaman Guadalupe, según el Registro Nacional de las Personas (RENAP).

El Día de Guadalupe, para muchos guatemaltecos, marca el inicio del jolgorio de las fiestas navideñas y de fin de año. Incluso algunos parranderos llaman la «Vuelta Guadalupe Reyes» al inicio de la fiesta y finalizada el seis de enero, Día de Reyes.

 

Categories: Guatemala, Misceláneo