Casilda Cundumi, rebeldía cimarrona

Casilda Cundumi más conocida como “la negra Casilda” fue una gran líder negra cimarrona sometida a esclavitud en las plantaciones de caña de azúcar en Palmira, Colombia. Tuvo una larga vida, falleciendo a los 123 años de edad.

En el año de 1840 se fugó a las montañas situadas entre Cerrito y Palmira con 45 personas más. Desde ese día ella y sus acompañantes comenzaron a promover la fuga del resto de población esclava.

Un día, Casilda fue capturada, siendo sentenciada a morir por descuartizamiento para dar ejemplo al resto de rebeldes y disuadirles de seguir llamando a la sublevación. Sin embargo, gracias a los conocimientos de vudú que poseía por mediación de su padre, sacerdote, consiguió escapar y seguir con la lucha.

Más adelante, Casilda se infiltró como esclava en las plantaciones de caña y les dio un polvo tóxico a las personas allí sometidas para que cuando finalizaran su jornada se lo echaran a todo blanco que vieran para así poder escapar y engrosar las filas del ejército libertador. El 14 de febrero 1862 Casilda, junto a otros 200 cimarrones, lograron vencer al ejército criollo en Palmira, en la provincia colombiana de Valle. Fue un día glorioso para estas personas, cuya lucha se extendía ya por 20 años pese a que la esclavitud había quedado oficialmente abolida en Colombia en 1851, lo que no impidió que en muchos lugares siguiera perdurando de facto durante años.

Casilda Cundumi Dembelé, nacida en 1823, murió en 1945 a la edad de 123 Años en Palmira, Valle, Colombia dejando 14 hijos y 58 nietos.