Una hembra para cada macho

Una hembra para cada macho

Por Lydia Cacho

Hay quienes lanzan violentamente piedras a las mujeres víctimas de violencia, gritan a la mujer que no sea tonta, le dicen que ella es arquitecta de su propia miseria.

Pero ella sabe que cuando niña nadie le dio un compás para trazar su ruta en libertad, ni le enseñaron a construir una vida propia, le dijeron que lo suyo era obedecer y que el amor es tuerto porque vive de la mirada del agresor y no de la pareja.

Pero hay otras personas que ponen la semilla para que millones de niñas y mujeres, por todos los rincones de la tierra lleven consigo una linterna, un espejo, la palabra sabia y un cuchillo para cortar los lazos de la sumisión y el miedo.

En un mundo en que se educa para la sumisión, millones de sobrevivientes han llegado sobre sus propios pies a la victoria de la libertad gracias a la mirada de quienes entienden los orígenes de la educación para violencia machista; esa en que para cada macho controlador se necesita a una hembra controlada.

Lydia Cacho

Categories: DD.HH., México, Opinión