El Pregón y la Danza de la Paach

El Pregón y la Danza de la Paach

Quiero a través de este espacio rendirle honor a los abuelos del pueblo de San Pedro Sacatepéquez, San Marcos, Guatemala; por mantener costumbres ancestrales, que gracias a que se convirtieron en guardianes celosos de la cultura y tradiciones hoy llegan hasta nuestros días y se convierten en referente para nuestro país. El Pregón y La Danza de La Paach es el encumbramiento a los altares del Maíz de América.

El Pregón y la Danza de La Paach, es una celebración tipo Thanksgiving en Estados Unidos, que nace del corazón agradecido del indígena. Un agradecimiento por las cosechas de maíz y a la fuerza de la tierra como dadora de vida. Es una celebración que sufrió modificaciones en los tiempos de la colonia, para asegurar su trascendencia en el tiempo.

En nuestros pueblos muchos rituales fueron prohibidos por el español vencedor en la conquista, ya que eran catalogados como adoraciones a Satanás, por tal razón pienso que el Pregón o Parlamento que hoy conocemos enumera a nombres de santos católicos cuando se habla de fechas y fue necesario utilizar cruces para señalar los puntos cardinals; fue una forma inteligente de evitar su prohibición.

“La carne fue hecha solo de maíz, de maíz amarillo y maíz blanco, las piernas humanas fueron hechas solo de masa de maíz, eso fue por nuestros padres primigenios” Popol Vuj. El maíz para la cultura Maya es más que un alimento, es su esencia, es su propio origen, es la Madre de la vida. Eso es lo que enseña el Pregón y la Danza de La Paach.

Con esta ceremonia los ancestros de nuestro pueblo presentan un corazón agradecido y humilde, reconocen que el ser humano existe gracias al soplo de vida de un arquitecto Supremo, que sus fuerzas no son producto de la casualidad, que todo fue ideado por el Formador y que en su vida debe luchar por el balance entre humanos, naturaleza y universo.

En el 2013 durante la Convención para la Salvaguarda de la Herencia Cultural Intangible a la Humanidad, la UNESCO (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization) declara El Pregón y el Ceremonial de La Paach como patrimonio de la humanidad y que necesita ser protegida por estar entre los rituales con peligro de desaparecer si no se hace un esfuerzo conjunto por preservarlo.

Este culto al maíz es mucho más que un folklore o una obra teatral, no se preserva con aplausos sino con educación a las nuevas generaciones, quienes tal vez ya no tienen ese contacto cotidiano con la tierra, las semillas, la siembra y la cosecha pero que no escapan del alimento básico, el maíz; y es por eso que se debe fomentar ese respeto que nos enseñan a través de este culto nuestros antepasados.

Otro de los elementos que lo hacen muy importante es el enlace entre la tierra y su proceso natural de cosecha de maíz y el proceso de gestación en una mujer, según se dice de allí el origen del término “Santa Madre”, que es constantemente repetido por los parlamenteros de El Pregón. El enlace que se hace entre la Madre Mujer y la Madre Tierra en esta ceremonia religiosa es la visión filosófica de los ancestros mames, o los ancestros Mayas.

Recordemos este párrafo de El Pregón ya traducido al español que nos compromete a mantener esta herencia: “Y allí donde se hincaron nuestros primeros padres a venerar a la Santísima Madre (El Maíz), también allí nos hincaremos nosotros a tomarla y besarla, tal vez una hora o media hora, porque para la madre es el parlamento, porque con su sustento nos saca de la tierra y de la arena”.

Enviado por Edwin López (Guatemala)