A 191 años de la presidencia provisional de Sucre en Bolivia

A 191 años de la presidencia provisional de Sucre en Bolivia

Estatua del Gran Mariscal de Ayacucho en Caracas, capital de Venezuela. | Foto: AVN

 

Desde la presidencia de Bolivia el venezolano Antonio José de Sucre impulsó mejoras en las políticas a favor de la liberación de esclavos y reparto de tierras.

Un 28 de mayo de 1826 los miembros del Congreso Constituyente de Bolivia juramentaron al Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, como presidente provisional de la naciente nación que buscaba un rumbo en medio de la guerra.

En plena campaña libertadora liderada por Sucre, bajo la supervisión del Libertador Simón Bolívar, se logra liberar el territorio del Alto Perú, que a la postre se convertiría en Bolivia.

Sucre decide convocar al Congreso Constituyente para que los habitantes del país decidieran los destinos del país, que entre las primeras ordenanzas opta por asumir el nombre del Libertador y nombrarlo presidente.

Se presentaron tres tendencias: una a favor de la anexión al Río de La Plata, entidad territorial que estableció la Corona española en América como parte integrante del imperio español.

Otros estaban a favor de la anexión a Perú, y la tercera a favor de la independencia. Triunfó la propuesta de independencia y el 6 de agosto de 1825 se promulgó y se nombró a Sucre presidente de Bolivia.

Siempre leal al Libertador, Sucre pidió a Bolívar que redactase una Constitución para la nueva nación: la República de Bolivia.

Se convirtió en el primer presidente vitalicio de la nación altiplánica, por dos años, y desde allí promovió políticas para la liberación de los esclavos y el reparto de las tierras.

Conmemoración en Caracas por los 222 años del natalicio de Sucre, el pasado 2 de febrero. Foto: AVN.

Sin embargo, ante la presión de los peruanos, que se oponían a la independencia boliviana, y a los varios motines que se sucedieron a continuación, el Gran Mariscal de Ayacucho decidió renunciar a la presidencia en 1828.

Superados los últimos vestigios de dominio español, Sucre se retira a Ecuador con la intención de vivir alejado de la guerra, en paz y en armonía junto a su hija y a su esposa, Mariana Carcelén y Larrea, la marquesa de Solanda.

Empero, las fuerzas antibolivarianas que ya empezaban a pulular por toda el territorio liberado, vieron en Sucre a su principal enemigo, al ser éste el sucesor natural del Libertador.

El 4 de junio de 1830, en la sierra de Berruecos, en Colombia, fue asesinado el Gran Mariscal de Ayacucho, tras ser emboscado mientras se dirigía a Quito a reunirse con su familia.

Telesur