Libertad para el conocimiento: Red de Bibliotecas Comunitarias, Guatemala

Libertad para el conocimiento: Red de Bibliotecas Comunitarias, Guatemala

 

Por Violeta Cetino

Guatemala, octubre de 2005. La tormenta Stand afectó un sinnúmero de lugares de ese país, especialmente a las comunidades de la provincia. Roberto Orellana, según relata, acudió como voluntario a San Lucas Tolimán, Sololá.

Un hecho lo impactó, dando lugar a la idea de establecer bibliotecas comunitarias: todos los libros de la biblioteca del lugar se perdieron, quedando entre el lodo y escombros algunas hojas sueltas. “Esto me motivó a crear una biblioteca en el Parcelamiento El Obrajuelo, Villa Canales, Guatemala; en esa comunidad yo venía colaborando desde unos años atrás, contactando a  compañeras y compañeros para que impartieran talleres de diferente índole”, comenta.

De esa manera, la experiencia en San Lucas Tolimán, Sololá, y la de El Obrajuelo, Villa Canales, se cruzó dando lugar a lo que ahora es la Red de Bibliotecas Comunitarias de Guatemala.

En la actualidad la red está compuesta por 9 bibliotecas. Estas se encuentran en El Parcelamiento El Obrajuelo, Villa Canales; Comunidad 29 de Diciembre, Chimaltenango; aldea Lo De Mejía, San Juan Sacatepéquez; cantón El Cipresal.

San Idelfonso Ixtahuacán y Colotenango, Huehuetenango; aldea El Pinito, Comapa, Jutiapa; Centro Cultural, Ixchiguán, San Marcos; Concepción, Cuilapa, Santa Rosa; y en el Centro Integral de Tratamiento Ambulatorio de Adicciones, zona 3, Ciudad de Guatemala.

Esta iniciativa es un proyecto social y cultural, dedicado a promover la lectura y el acceso al conocimiento en comunidades urbanas y rurales de Guatemala. La misma se sostiene a través de donaciones de personas individuales y algunas entidades no gubernamentales, quienes comparten libros, revistas, diccionarios y cualquier otro documento escrito, nuevo o usado, que sustente el conocimiento humano.

También recibe material didáctico y lúdico, como dibujos, calendarios animados, pintura, pinceles, música educativa, y artículos de librería: goma, lapiceros, lápices, crayones, hojas, cartulinas, sobres, discos compactos, etc.

Dentro de los objetivos de esta red, además de esparcir el conocimiento, destaca el deseo de rescatar la memoria histórica, la historia no oficial, por lo que, en acuerdo con las comunidades, las bibliotecas son bautizadas bajo nombres que rescatan una historia de verdadera identidad nacional y empoderamiento de los pueblos.

De esa cuenta las bibliotecas llevan nombres como Rodrigo Asturias, Marco Augusto Quiroa, Flor de Chipilín, Otto René Castillo, Rosita, Escuela Maya Mam, entre otros.

Una de las características que distingue a este importante proyecto es que son las comunidades quienes se encargan de dar vida a las bibliotecas, buscar un local para su funcionamiento y organizarse para cuidarla, promoverla y hacerla crecer.

“Nosotros solamente nos hacemos cargo de gestionar los libros y distribuirlos en las bibliotecas, además de la gestión de talleres de formación social para las comunidades, y demás actividades.   Pero el papel protagónico lo tienen las comunidades”, concluye Orellana.

Si usted, querido lector o lectora, desea apoyar a esta causa, pueden escribir al correo electrónico redcomunitariabibliotecas@gmail.com o llamar al número (502) 46249411.

Biblioteca Rosita, Huehuetenango.

Marco Augusto Quiroa, Lo de Mejía, San Juan Sacatepéquez

Flor de Chipilín, Comapa, Jutiapa

Marco Augusto Quiroa, Lo de Mejía, San Juan Sacatepéquez

Rodrigo Asturias, El Obrajuelo, Villa Canales

Rodrigo Asturias, El Obrajuelo, Villa Canales

Biblioteca Rosita, Huehuetenango

Flor de Chipilín, Comapa, Jutiapa

 

Categories: Destacado, Guatemala, Reseña