Niños y jóvenes denuncian maltrato en Casa Virgen de la Asunción

Hacinamiento y mezcla de perfiles son otros problemas

Por Mariela Castañón

Según las denuncias de los jóvenes de la Casa 1 Virgen de la Asunción administrada por la Secretaría de Bienestar Social (SBS) y ubicada en la zona 15, los problemas iniciaron ayer por una agresión física de un educador a un niño; la SBS respondió que interpondrían una denuncia ante el Ministerio Público (MP). La situación de los hogares de protección y abrigo continúan con los mismos problemas que el 8 de marzo de 2017 detonaron en un incendio: maltrato, hacinamiento y mezcla de perfiles.

Algunos jóvenes coincidieron y expresaron que los disturbios se originaron porque un educador le lanzó un pan a un niño, lo que provocó molestia colectiva.
Los adolescentes protestaron por este trato, se salieron a la calle y en la vía pública lanzaron piedras a algunos vehículos; también quebraron vidrios y destrozaron paredes de la casa donde habitan.
Mientras tanto, José Polanco, subsecretario de Protección y Acogimiento de la SBS dijo a los medios de comunicación que tras lo sucedido interpondrán una denuncia contra el educador y será separado del cargo para evitar el contacto con los niños.


“Normalmente cuando ocurre un incidente con un educador, lo que procede es interponer la denuncia ante el ente competente, para que realice la investigación. Lo que nosotros podemos hacer es separar del cargo al educador del contacto directo con los niños y adolescentes”, explicó.

Hacinamiento y mezcla de perfiles

La vivienda donde ocurrieron los disturbios es la Casa 1 Virgen de la Asunción, que alberga a 24 niños y adolescentes con perfil de “riesgo social” que, según Polanco son personas con exposición a pandillas, consumo, callejización y abandono.

En la Casa 2, que colinda con la primera en mención, hay 26 menores de edad con perfil de maltrato. Hoy ellos fueron trasladados a las oficinas de la SBS a una “actividad recreativa”.
Esas casas también reflejan hacinamiento porque como son espacios de “modelo residencial”, su capacidad debería ser para quince personas, pero en ambas el número excedió, además, hay mezcla de perfiles. Ante esto el Subsecretario respondió:

“Actualmente estamos ubicando nuevas residencias no para nuevos ingresos, sino para perfilar mejor a los jóvenes que ya tenemos. Esto viene acompañar a que estamos fomentando la desinstitucionalización, sin embargo, es muy importante perfilar de mejor forma a los niños y adolescentes que tenemos en todas las residencias y hogares. La dificultad que hemos tenido es la estigmatización”, indicó.

La Hora
Categories: Guatemala, Opinión