Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) arriba a sus 342 años de fundación

Por Dennis Orlando Escobar Galicia

El 31 de enero de 2018 la Universidad de San Carlos de Guatemala, la única universidad estatal de Guatemala, la más grande de Centro América y la cuarta fundada en el continente latinoamericano, cumple 342 años de haber sido fundada. Ese día, el último de enero, se conmemora en virtud de que en esa ocasión el Monarca Español Carlos II promulgó la Real Cédula de Fundación de la Universidad; documento que llegó a Guatemala el 26 de octubre de 1676, lo que provocó alegría y júbilo en el Reino de Guatemala.

La USAC a lo largo de sus trescientos cuarenta y dos años de existencia, a través de sus estudiantes, profesores, trabajadores de la administración y egresados, ha librado trascendentales acciones culturales y políticas en favor de la construcción de una Guatemala más libre, próspera y democrática. Vale mencionar las gestas que motivaron la independencia de Centroamérica en 1821, la Reforma Liberal de 1871, la Revolución Democrática de 1944 y las manifestaciones que ha liderado en la actualidad para erradicar la corrupción y la impunidad en el Estado.

Las acciones de los estudiantes sancarlistas por propiciar el desarrollo de Guatemala dieron lugar a que el 22 de mayo de 1920 se conformará la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), siendo uno de sus fundadores Miguel Ángel Asturias, quien años después, en 1967, fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura.

En 1944, cuando ocurre la Revolución Democrática de Octubre que dio al traste con los gobiernos dictatoriales presididos por militares, la Universidad de San Carlos de Guatemala obtuvo su autonomía que le permite que ningún gobierno interfiera en sus políticas académicas y administrativas. Además el Estado está obligado a otorgar un presupuesto constitucional para su funcionamiento.

La USAC autónoma se ha caracterizado por liderar movimientos sociales y políticos que señalan las acciones retrógradas de gobiernos oligarcas, así como también por proponer iniciativas de ley que favorezcan interés de la población y en defensa de la salvaguarda de los recursos naturales.

De esa cuenta la San Carlos en algunas ocasiones ha sido duramente reprimida por gobiernos antidemocráticos que la han señalado de desestabilizadora del status quo. Recordemos que varios de sus más conspicuos docentes y estudiantes han sido exiliados e incluso asesinados. El mejor ejemplo de esta aseveración es el ocurrido el 20 de octubre de 1978: Olivero Castañeda de León, presidente de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), fue vilmente asesinado al finalizar una manifestación en conmemoración del aniversario de la Revolución de Octubre ocurrida en Guatemala en 1944.

Misión

En su carácter de única universidad estatal le corresponde con exclusividad dirigir, organizar y desarrollar la educación superior del Estado y la educación estatal, así como la difusión de la cultura en todas sus manifestaciones. Promoverá por todos los medios a su alcance la investigación en todas las esferas del saber humano y cooperará al estudio y solución de los problemas nacionales.

Visión

La Universidad de San Carlos de Guatemala es la institución de educación superior estatal, autónoma, con cultura democrática, con enfoque multi e intercultural, vinculada y comprometida con el desarrollo científico, social, humanista y ambiental, con una gestión actualizada, dinámica, efectiva y con recursos óptimamente utilizados para alcanzar sus fines y objetivos, formadora de profesionales con principios éticos y excelencia académica.

Hacia una reforma universitaria

En la actualidad en la USAC se están propiciando acciones por parte de grupos progresistas que se encaminen a propiciar una reforma universitaria, en virtud de que cada día se hace más necesario que la única universidad estatal forme profesionales de excelencia académica con principios éticos y revolucionarios que coadyuven al desarrollo socioeconómico y cultural de toda la población.

«La reforma universitaria que anhelan los auténticos sancarlistas debe regirse por el compromiso, tan urgente en la época de la posverdad, de la autonomía de la razón plural frente a los intereses materialistas de cortísimo plazo. Si el sentido de ser de la universidad es su búsqueda de la verdad y la justicia, entonces, nada puede ser más trágico que la pérdida de un papel que Jacques Derrida caracterizaba como «lugar de resistencia crítica… frente a todos los poderes de apropiación dogmática e injustos». Los que piensan en que la universidad debe ser un sitio de creación de riqueza (mal distribuida, por cierto) caen en el error categorial, al aplicar una categoría económica a un bien espiritual.», escribió recientemente Jorge Mario Rodríguez.

La sociedad guatemalteca de hoy necesita más que nunca que la Universidad de San Carlos de Guatemala, la muchas veces gloriosa y grande entre las grandes, cumpla con sus principios y objetivos para rescatar al país de la podredumbre y construir una Guatemala próspera y con justicia social.

Categories: De interés, Guatemala