México, el color de los muxes

México, el color de los muxes

En la región zapoteca del Istmo de Tehuantepec habitan los muxes, indígenas nacidos hombres que desempeñan con naturalidad roles femeninos. Son el tercer género de México.

Dicen en Juchitán que San Vicente, patrón de esta región del sur de México, viajaba con tres costales llenos de granos que iba repartiendo por todo el país.

En uno cargaba los granos masculinos; en otro, los femeninos, y en el tercero los llevaba mezclados.

“En Juchitán se le rompió el tercer costal”, bromean en las comunidades zapotecas. Justo en la cintura de México, en el Istmo de Tehuantepec (Estado de Oaxaca), habitan los muxes, indígenas nacidos con sexo masculino que asumen roles femeninos.

Conocidos como el tercer sexo de México, se cree que el término “muxe” procede de la adaptación fonética de la palabra española mujer.

Los zapotecos fueron en su día una de las civilizaciones más avanzadas de Mesoamérica.

Los muxes, reconocidos ya en la época precolombina, son respetados en la familia tradicional, donde los consideran el mejor de los hijos, pues, a diferencia de los heterosexuales, que se acabarán independizando, ellos nunca abandonarán el hogar y serán un apoyo incondicional, especialmente para las madres.

A veces incluso, en familias sin hijas, las propias mujeres educan a uno de los varones como si de una niña se tratara.

Texto de Jacobo García y fotografías de Nuria López Torres.

Alondra, de 14 años. Desde los 13 tiene claro que es una muxe. NURIA LÓPEZ TORRES

Marisol, en el mercado de Juchitán, donde regenta una humilde botana (taberna al aire libre). / NURIA LÓPEZ TORRES

Estrella con un velo del traje tradicional, al estilo del “resplandor” de la imaginería religiosa. / NURIA LÓPEZ TORRES

Maité en su habitación. Ella es modista y también ayuda a su madre en la botana que tiene en su casa. / NURIA LÓPEZ TORRES

José, de 16 años, con su madre y sus hermanos. Todavía no sabe si es muxe, pero ya se maquilla y a veces utiliza accesorios femeninos, como bolsos. / NURIA LÓPEZ TORRES

Alondra estudia maquillaje y trabaja en un puesto del mercado donde vende huipiles (blusas indígenas). / NURIA LÓPEZ TORRES

Fernanda en la puerta de su vivienda, donde reside con su madre anciana. Trabaja como empleada de hogar en casa de una familia con negocios en Juchitán. Es la responsable de la limpieza y, sobre todo, de las comidas. / NURIA LÓPEZ TORRES

Estrella y su madre se dirigen a la fiesta de cumpleaños de otra muxe. Estrella tuvo que dejar la escuela siendo muy niña para ayudar a su madre en el mercado y siempre van juntas a todas partes. Es diseñadora de los bordados que llevan los trajes tradicionales y tiene a su cargo a dos bordadoras. También es profesora de baile en una escuela primaria y da clases particulares para las fiestas de 15 años (rito del paso de niña a mujer en la cultura latina). / NURIA LÓPEZ TORRES

Naomy prepara los medallones que lucirá con el traje tradicional. Ella estudia Ingeniería Industrial, la misma carrera que cursó su padre, en la Universidad de Juchitán. Sus progenitores la apoyan y se sienten muy orgullosos de ella. / NURIA LÓPEZ TORRES

El País 

Categories: Destacado, Galerías, LGBTI, México