Candil de la calle

Candil de la calle

Por Elvira Arellano

Por primera vez se llevó a cabo en Cancún, México el 19 al 21 de junio la 47 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde el tema principal a analizar era Venezuela, México y Honduras entre los países que pretendían poner mano dura y darle clases de Derechos Humanos a Venezuela, pero se llevaron una gran sorpresa con la Canciller Venezolana Delcy Rodríguez quien llegó muy preparada y aguerrida para defender la autonomía y democracia de la patria de Simón Bolívar.

En una de las intervenciones que llamó mucho mi atención fue de la canciller de Honduras María Dolores Agüero sobre su preocupación con lo que pasa en Venezuela, es realmente vergonzoso y lastima tanto la indiferencia de toda la cúpula política en Honduras, “un gobierno acostumbrado a mirar la paja en el ojo ajeno pero no se miran la viga que traen metida en los ojos”.

Honduras es un pueblo lastimado por la violencia, pobreza y abandono de su gobierno, la migración forzada principalmente de mujeres y niños desesperados por la supervivencia les ha obligado a mirar hacia el norte como ultima esperanza, un pueblo al que le duele dejar su tierra, dejar su país violento a sabiendas que se adentrará a las entrañas del mismísimo infierno llamado México para llegar a los Estados Unidos.

Es sorprendente a estas alturas de corrupción en México que el aprendiz de relaciones exteriores Luis Videgaray pretenda hacer ver ante el mundo que está representado a los mexicanos, cuando en realidad solo representa los intereses mezquinos de un gobierno corrupto, asesino, represor y tirano.

El Estado mexicano se preocupa más por proteger a delincuentes y castigar con todo el peso del Estado a los ciudadanos, estudiantes, activistas, periodistas y a perseguido a los padres de la iglesia católica en la ruta migratoria que están a cargo de los albergues que protegen a los migrantes de la delincuencia organizada, de la policía ministerial y de los agentes del INM (Instituto Nacional de Migración), como diríamos en México: “candil de la calle oscuridad de su casa”

Cuando escuché las declaraciones del aprendiz de canciller mexicano Luis Videgaray quería llorar de rabia, tapar mis ojos y por un momento desaparecer de la realidad, “En México no matamos estudiantes” pues déjeme recordarle señor Videgaray que en México, sí matan estudiantes, periodistas, activistas, mujeres, hombres, niños, secuestran , asesinan y violan a migrantes.

Sus colegas que forman parte de la OEA saben perfectamente lo que pasa en México, solo que al igual que usted se hacen los que no saben nada y eso los convierte en cómplices y ser parte de la misma mafia que usted, pretenden esconder la realidad que pasa en los países de Centroamérica y México porque al igual que usted obtienen jugosas ganancias de la red de trata de personas, narcotráfico, pornografía infantil, esclavitud sexual y mercado negro de órganos.

El gobierno de Honduras no cuenta con una base de datos de sus migrantes desaparecidos por México en la ruta migratoria, han sido las organizaciones de la sociedad civil que se han organizado como madres que buscan a sus hijos desaparecidos.

Nuestra hermana Ana Enamorado lleva años buscando a su hijo desaparecido en México, Ana se quedó en México y se a convertido en una activista auténtica, la mueve el corazón de encontrar a su hijo, hace unos días Ana ha manifestado que: “México es un cementerio de migrantes y de mexicanos” y es porque Ana se ha unido con madres mexicanas que buscan a sus hijos desaparecidos, el colectivo Solecito ha logrado encontrar fosas clandestinas, principalmente en Veracruz.

El gobierno mexicano ataca con todo el peso del Estado a los defensores de migrantes y desde hace 7 años ha perseguido e intimidado a los voluntarios y a su director Fray Tomas González de “La 72 Hogar para migrantes” esta vez Fray Bernardo Molina Esquiliano ha sido acusado ante la PGR de tráfico de personas por el Delegado del Instituto Nacional de inmigración en Tabasco, Eduardo Silvestre Hernández.

El INM en México es una cueva de extorsionadores, violadores, secuestradores, es un organismo que debería de desaparecer ya que carece de credibilidad, no tiene ningún fundamento su denuncia hacia Fray Bernardo un hombre que sirve a Dios y a su pueblo migrante, el INM no tiene calidad moral cuando solo ha servido como policía del patio trasero de Estados Unidos, no es ningún secreto que en 2008 los agentes del INM secuestraron un grupo muy grande de migrantes en Puebla y los vendieron a la delincuencia organizada por 3000 pesos unos $180 dólares.

Los países se vuelven serviles cuando ya han entregado la patria a países extranjeros, es tiempo de que los países de México y Honduras dejen de entrometerse en los asuntos de Venezuela y dejen de ser serviles a los intereses de Washington, los mexicanos tenemos derecho a saber la verdad sobre los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, las madres que buscan a sus hijos desaparecidos de México y Centroamérica necesitan saber la verdad. Si no hay justicia no abrá paz para los gobiernos.

Categories: DD.HH., México, Opinión, Política