Amor América, un poema a los Pueblos Originarios

Amor América, un poema a los Pueblos Originarios
Comparte esto:


A los Pueblos Originarios

Ponme de pie, América, que quiero
bautizarme en tus manos.
Ponme de pie y mi valor convoca.
Dame tu canto vegetal, tu leche ávida
de promesas que nunca se cumplieron,
tu resplandor de dioses aborígenes.

Ponme de pie, América, y aguántame.
Soy el peso del hijo millonésimo
que desde Teotihuacan baja descalzo
con su piedra de lágrima tolteca.

Soy hijo de Palenque
desde el silencio traigo los ojos de mis templos vigilando la selva.
Alguna vez fui rey: Nima Quiché mi nombre
y en la meseta de Qutzaltenango, solo y erguido,
fecundé a Guatemala, mi señora.

Después, latinoamérica, como cantan los niños
yo canté en tu regazo. Canté, canté subiendo hacia la altura
a  Machu Pichu, al trono donde moran los cóndores y el llanto.

Recuérdame,Brasil, fui seringueiro y a punta de cuchillo
abrí en los jebes la entraña caudalosa por donde fluye el caucho lentamente.
Mi madre, sola, espera en las montañas de Itariri como una estaca al sol.
Y tú también, Arauco, recuérdame caudillo con Lautaro
mordiendo los talones de los incas
cuando los pies desnudos se abatieron
sobre el conquistador empecinado.

Purmamarca. Tilcara. Cafayate. Humahuaca:
del polvo se levantan los arcos y las flechas de mi sangre.
Todo lo hice por ti, por ti que eres mi orgullo y mi linaje
y  mi entraña y mi sed y lo más mío.
Sólo por ti, América, yo canto.

Madre: no me abandones más,
los dos hemos sufrido y yo te extraño.
Madre América, siénteme.
Ha llegado la hora en que el esclavo
transforme sus cadenas en corona.
Ha llegado la hora en que tu voz profética retumbe
unida y solidaria
para mostrarle al mundo una fe nueva.

¡Ay, América! Yo quiero estar allí cuando eso ocurra.
Ponme de pie. Sostén entre mis manos la lanza del idioma
y  dime que soy rey.
¡Vuelve a decirlo, Madre!

¡De pie, Latinoamérica!
¡Valor , americanos!

Enviado por María del Mar Estrella (Argentina).

Comparte esto:
Categories: Argentina, Poesía