A 50 años de la graduación de la primera ingeniera agrónoma en Guatemala

Por Dennis Orlando Escobar Galicia

Hace cincuenta años, en febrero de 1968, María Luisa Martínez Herrera se convirtió en la primera ingeniera agrónoma graduada en Guatemala, egresada de la Facultad de Agronomía de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC); dieciocho años después de que fuera fundada dicha unidad académica (14 de junio de 1950).

María Luisa Martínez presentó la tesis «Efecto de ciertos hongos sobre el valor nutritivo, calidad y conservación del maíz en Guatemala», con la que obtuvo el título de ingeniera agrónoma y su investigación universitaria fue considerada la mejor del año.

Ingresó a la Facultad de Agronomía en 1959, a la edad de diecinueve años, recién graduada de Maestra de Educación Primaria. En esa época eran pocas las mujeres que ingresaban a estudiar en la universidad y menos aún a estudiar carreras como agronomía, pues la consideraban profesión exclusivamente de hombres.

María Luisa, la séptima de diez hijos (cinco hombres y cinco mujeres), desafió los prejuicios sociales de la época, incluso las advertencias de sus padres que le señalaron las dificultades que tendría al estudiar agronomía.

Como estudiante practicó varios deportes (atletismo, volibol y basquetbol) y al igual que sus compañeros de cursos realizó faenas agrícolas, algunas agotadoras como preparación de terrenos para cultivar o largas expediciones para conocer el trabajo de campesinos en lugares recónditos de Guatemala.

Además participó en las giras de estudio que los profesores de la FAUSAC prepararon para que los alumnos y la única alumna, ella, conocieran fincas y centros de investigación agronómica de los países centroamericanos. Así como también una excursión a Estados Unidos en donde tuvo la oportunidad de conocer la tecnología agrícola de dicho país.

Martínez Herrera para graduarse de ingeniera agrónoma realizó su tesis en el Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá (INCAP), con sede en Guatemala, brillantemente dirigido por el doctor Ricardo Bressani (1926-2015), inventor de la Incaparina, una harina que ha contribuido a solucionar problemas nutricionales en Guatemala.

El doctor Bressani, al observar el interés científico de la ingeniera agrónoma, realizó las gestiones para que fuera becaria de estudios de postgrado en los Estados Unidos, país que desde ese entonces era líder mundial en tecnología de alimentos.

En Estados Unidos, María Luisa estudió la maestría y el doctorado con especialidad en tecnología de alimentos, siempre con mayoría de hombres, en virtud de que también para esas fechas eran pocas las mujeres que en el país del norte se interesaban por las profesiones universitarias relacionadas con la tecnología. Fueron diez años que radicó en EE.UU: cursando su maestría y el doctorado y en seguida como asistente del prominente profesor y científico norteamericano Paul A. Lachance (1933- 2017).

Al retornar a Guatemala, en 1978, se propuso trabajar inmediatamente en investigaciones sobre tecnología de alimentos y en la docencia universitaria, empero encontró dificultades por la poca oferta de trabajo y por ser mujer. Incluso la misma FAUSAC, su casa de estudios, y otras unidades académicas de la Universidad de San Carlos no se interesaron en que formara parte de su plantilla de docentes e investigadores.

El doctor Bressani le ofreció, una vez más, realizar trámites para que obtuviera beca y estudiara postdoctorado en Estados Unidos, pero ella decidió continuar buscando contrataciones laborales en instituciones públicas y privadas porque quería poner cuanto antes sus conocimientos en práctica y ser retribuida como profesional.

En su patria, María Luisa laboró como especialista en control de alimentos en la multinacional Fábrica Nestlé, ejerció la docencia en varias universidades privadas, fue consultora de proyectos internacionales y en programas de capacitación para el campesinado, organizados por el Ministerio de Desarrollo de Guatemala.

En la actualidad, a sus setentaisiete años, se dedica al cuidado de dos hermanas y de los descendientes de éstas a quienes prepara sus alimentos y los transporta a sus centros educativos. Ella no contrajo matrimonio ni tuvo descendientes.

El próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, la Facultad de Agronomía de la USAC le realizará un homenaje en donde ella expondrá su experiencia a las nuevas generaciones de estudiantes mujeres. Vale indicar que en la actualidad en toda la Universidad de San Carlos el cincuentaicinco por ciento de alumnos son mujeres y en la Facultad de Agronomía el treintaicuatro por ciento.   ¡Otros tiempos!

Categories: Feminismos, Género, Guatemala