Parque Arqueológico Kaminaljuyú en ciudad de Guatemala

Parque Arqueológico Kaminaljuyú en ciudad de Guatemala

Por Dennis Orlando Escobar Galicia

En la ciudad de Guatemala _exactamente en la 11 calle 25-50, zona 7_ se encuentra el Parque Arqueológico Kaminaljuyú, uno de los sitios más antiguos de la cultura maya.

Este oasis dentro de la ruidosa y contaminada urbe, inaugurado en 1970, fue el espacio de la capital regional prehispánica más importante del altiplano central guatemalteco. Su nombre es un derivado del kiché que significa cerro o colina de los muertos.

El área prehispánica fue descubierta aproximadamente entre 1926 y 1927 y correspondió a Antonio Villacorta nombrarlo en 1936 como Kaminaljuyú (también se conoce como Kaminal Juyú). Las ruinas comprendían más de doscientos montículos que se extendían en una extensión de cinco kilómetros de largo por cinco de ancho, incluyendo 13 juegos de pelota y un pequeño lago.

Cuando fue explorada el área se encontraron grandes cantidades de enterramientos y sus descubridores Manuel Gamio y Antonio Villacorta calcularon que fue un sitio ocupado durante más de dos mil años. Se calcula que su ocupación se inició a finales de periodo Preclásico Temprano (1,100 -1,000 antes de Cristo).

En la actualidad, en el parque hay únicamente 33 montículos, en virtud de que no toda el área descubierta fue preservada y hasta la fecha el Estado libra batallas jurídicas para evitar que la propiedad privada destruya la riqueza cultural.

«El crecimiento de la ciudad de Guatemala ha enterrado bajo sus calles, colonias, comercios y edificios, a la mayoría de estructuras antiguas. Lo que se encuentra en el Parque Arqueológico Kaminaljuyú es de lo poco que se conserva», anota una de las iconografías del lugar.

En el parque, abierto de lunes a domingo de 8 a 16 horas, existe cerámica, escultura, arquitectura e ingeniería maya. Vale mencionar que las instalaciones se encuentran en magníficas condiciones y el precio de ingreso es módico.

«Para los que vivimos en el pandemonio de la ciudad, venir a este sitio es saludable para el cuerpo y la mente. El ambiente nos induce a reflexionar acerca del pasado, el presente y el futuro. Sorprendernos y admirar la cultura maya por su glorioso talento que en nada se minimiza al lado de las más grandes civilizaciones del pasado», expresa un profesor jubilado y asiduo visitante del parque.

Kaminaljuyú, en 1964, fue declarado patrimonio cultural por parte del Instituto de Antropología e Historia de Guatemala; sobrada razón para que sus instalaciones sean resguardadas, tanto por el Estado guatemalteco como por fundaciones internacionales encargadas de proteger la cultura universal.

Muy cerca del jardín arqueológico, en la también área donde radicó el grupo maya, se encuentra el Museo de Miraflores, inaugurado en 2009. Este centro de exposiciones se ha enfocado a la promoción de Kaminaljuyú, como un legado de la cultura maya y para educar a los visitantes de la forma en que vivían sus habitantes hace más de tres mil años.

En virtud de que Kaminaljuyú está en un área urbana de mucho apogeo comercial, muy cerca se encuentra el complejo hotelero Grand Tikal Futura, construido sobre un espacio en el que otrora estuvo el lago Miraflores que nutría del vital líquido a los pobladores mayas.

Vale destacar que en la actualidad es permanente la presencia de público en el parque, tanto nacional como internacional. Esto debido a que hoy día se practican casi a diario rituales donde sus participantes buscan inspiración divina a través de  la espiritualidad maya.