Poema Luz de Faro, para Carolina Vásquez Araya

Luz de faro

Ilka Oliva Corado

(12 de octubre de 2012)

Para Carolina Vásquez Araya

 

Como luciérnaga encendida

en noche tibia de verano

cual brasa viva que rescolda en polletón

fogata ardiente en astilla de ocote verde

así es la llama de tu savia afable.

 

Lava candente de volcán en erupción

es fogarola que en el horizonte plasma

su lindeza y lozanía

en la distancia su voz rugiente

es canto de naturaleza silvestre

y en la aproximación

su incandescencia, índole y fragor.

Esa lava sos vos.

 

Luz de quinqué

claridad que en el monte habita

despliega la noche

adentrándose entre el talpetate y el guatal

acaricia sigilosa el bajareque y la teja

es el fulgor de quimera en carrascal

sos un destello dentro de mi lobreguez.

 

En el mar cerca de la orilla

en el puerto junto a la había

siempre hay un faro que alumbra y guía

al pescador y al caminante.

 

Es una alta torre en las costas, dicen

es una luz que dirige al navegante

y en tierra firme, cuentan

que cambia de apariencia

a veces, es viento que sopla desde el sur

que esboza paisajes de Valparaíso

y del salitre de Isla Negra

tiene acento de Santiago

una fina silueta que abraza y cobija

a las desterradas que no encuentran sosiego

ni rumbo ni puerto en el mar abierto de la desolación

Vos sos mi luz de faro, la luz que guía con su corazón.

Categories: Literatura, Poesía