Ser ingeniera en los tiempos de Agustín Lara

La familia Speziale San Vicente, a principios de los 50. Leda es la segunda de izquierda a derecha.

Leda Speziale, de padre italiano y madre mexicana, nació en DF en 1928, desafió las “buenas costumbres” al no dedicarse al hogar, a la crianza de hijos y optar, en su lugar, por estudiar una “carrera de hombres”. Se convirtió en la undécima mujer en graduarse como ingeniera en México. Y a sus 86 años se mantiene en activo como maestra emérita de la UNAM.

Cuando Leda Speziale y su hermana Concepción se atrevieron a continuar con sus estudios tras concluir la secundaria, vecinos y amigos, alarmados, advertían a su padre, Leonardo Speziale,  que si se los permitía las estaría lanzando a “la perdición”. Estudiar no era asunto de mujeres.

Era 1944, los mexicanos reventaban las taquillas de los cines para ver a Dolores del Río interpretar a una madre soltera que hacía toda clase de sacrificios para sacar adelante a su hijo en Las abandonadas. Agustín Lara, Pedro Infante y Jorge Negrete comenzaban a escribir su historia de ídolos, mientras que la joven Leda Speziale, de apenas 16 años, cursaba la preparatoria, pese a los malos presagios caer en “la perdición” de aquellos conocidos.

Leda fue la única mujer en su generación de preparatoria –que entonces duraba dos años–. Delgada, menudita, con el cabello rizado, que aún conserva, parlanchina y amiguera. Su femineidad, adornada por una sonrisa y una falda de color clara, contrasta con los trajes oscuros y rostros sobrios de sus compañeros, demasiado serios para ser, la mayoría, apenas unos adolescentes.

En una de las fotos que conserva como un tesoro se nota un un joven y apuesto maestro, serio como el resto de los varones. Se trata de Javier Barros Sierra, rector de la UNAM en 1968, célebre por marchar junto con los estudiantes, en septiembre de ese año, días antes de “La masacre de Tlatelolco”, en protesta por la ocupación del Ejército de Ciudad Universitaria (CU).

Aquella fotografía sería un augurio de las muchas otras de la vida profesional de Leda, en las que la mayor parte de las veces se destacaría por ser la única mujer y sobresalir en un mundo que, aún hoy sigue siendo un Club de Toby, con sólo 3 mujeres de cada 10 graduados en ingeniería.

A Leda le tocó abrir paso a las aproximadamente 15 mil mujeres que se gradúan cada año en México. La primera fue Concepción Mendizabal, en 1930. Concepción Speziale también se graduó, pero de la carrera de Filosofía.

Cuando a Leda se le dice que fue una rebelde, ella se apura a desmentirlo: “Los rebeldes son revoltosos, yo sólo fui una adelantada”. De plática seductora y voz cálida, Leda muestra sus fotos, organizadas por etapas: la vida familiar, la escolar, la profesional y la social. “Yo no iba en contra de las normas sociales, hice lo que me tocó. Solo tuve la suerte de contar con padres sin prejuicios estúpidos, que me dijeran que por ser mujer, no debía estudiar o levantarle el plato a mis hermanos”.

Como recién graduada, un amigo recomendó a Leda para trabajar con una empresa española. El trabajo era suyo, pero cuando supieron que se se trataba de una mujer, la oferta fue retirada.

Leda consiguió trabajo en la Dirección General de Obras del Valle de México, después en la Secretaría de Recursos Hidráulicos y en la Dirección de Obras de Ciudad Universitaria.

La maestra

Leda Speziale es una de las maestras más largas en la UNAM, con 55 años frente a un grupo, impartiendo materias como Álgebra Lineal y Geometría Analítica, entre otras. “Unos 20 mil…”, resuelve la mujer pequeña desde su oficina en Ciudad Universitaria, al intentar estimar el número de alumnos que han tomado sus clases. Entre ellos, se dice como una leyenda, estuvo el magnate Carlos Slim. “Si fui o no maestra de Slim, es algo que no me afecta”, dice sin el menor interés.

En el portal MisProfesores.com, donde los estudiantes universitarios evalúan a sus profesores, los estudiantes alertan sobre la maestra: “La Dama de Hierro de la UNAM” y alertan: “no apto para flojos y mediocres”. A la par de comentarios que la califican como “la mejor profesora” de la carrera.

Leda Speziale sentada junto a su profesor Javier Barros Sierra en la Escuela Nacional Preparatoria en 1944

La fama de la maestra Speziale la precede en los pasillos de la UNAM: “si quieres las cosas fáciles no te inscribas con Leda”, dice Alexis, un alumno de la carrera de Ingeniería en Electrónica. “Sólo los buenos se inscriben con Leda”, responde otro.

Leda comenzó a dar clases de matemáticas a los 18 años “a las niñas bien” de la Academia Oxford. Desde entonces, hace 68 años, su trayectoria docente ha permanecido prácticamente ininterrumpida, salvo breves periodos.

Leda Speziale en Ciudad Universitaria, 2014.

La familia

A sus 86 años no se le escapa una sola fecha ni siquiera un nombre. Pasa las imágenes mientras les pasa lista –como buena maestra– de los que viven y de los que han muerto.

“Mi papá pensaba que me iba a quedar para vestir santos”, recuerda Leda, cuando un amigo le presentó a otro joven ingeniero, Ignacio Guzmán, con quien se casó el 22 de noviembre de 1954, a los 26 años.

Leda no duda en describir a Ignacio como “el amor de su vida”, del que enviudó en 1979, tras concebir a cuatro hijos: Ignacio, Marco, Leda y Claudia.

Leda Speziale e Ignacio Guzmán contrajeron matrimonio el 22 de noviembre de 1954.

Ignacio también fue un “adelantado”, lejos del machismo predominante de los sesentas y setentas, apoyó a Leda en que estudiara en 1966 una Maestría en Ingeniería con especialidad en Estructuras, la cual evalúa los suelos y materiales: “¿Cómo vas a permitir que tu esposa tenga más estudios que tú?”, le decían sus amigos. Pero a él no le importaba.

Era la década de los 60, Los Beatles eran apenas un rumor para un México que fragmentaba por la mitad a sus 30 millones de habitantes entre lo rural y lo urbano. El rock & roll era cosa del demonio y de desfiguros, mientras que el bolero predominaba en las fiestas de adultos. Y las mujeres ingenieras sonaban a leyenda.

Cuando “Nacho” murió en 1979, Leda supo que no habría alguien más que ocupara su lugar. Continuó despertando cada mañana, como hasta ahora, para ir a la UNAM y formar a los nuevos ingenieros. Y cuando una alumna muestra inquietud sobre las desventajas de ser mujer en una carrera de hombres, Leda solo sonríe.

Las primeras mujeres ingenieras graduadas

  • 1930 Concepción Mendizabal
  • 1938 Laura Cuevas Bulnes
  • 1939 María del Carmen Grimaldo y Cantero
  • 1943 Ángela Alessio Robles (hija del general Vito Alessio Robles).
  • 1944 Elia Mendieta Márquez
  • 1944 Angelina Pérez López de Hinojosa Franco
  • 1946 Ana María Cavero del Valle
  • 1946 Amalia Cavero Villanueva
  • 1947 María Elena Barraza Gutiérrez
  • 1947 Graciela López Núñez.
  • 1954 Leda Speziale San Vicente
  • 1954 California Odha Zertuche Díaz
  • 1956 Enriqueta García Amaro
  • 1969 María Luisa Silva Puga

Fuente: Gaceta Digital de la Facultad de Ingeniería.

Libros que ha escrito

Elda Speziale es coautora de Álgebra I y Álgebra Lineal, actuales libros de texto de la Facultad de Ingeniería.

Premios y reconocimientos

  • Premio a la Docencia en Ingeniería Civil, 1997.
  • Premio Universidad Nacional en el área de docencia en ciencias exactas, 1999.
  • Medalla al Mérito Académico de la AAPAUNAM, 2000.
  • En 1988 obtuvo la beca del Programa de Cooperación Interuniversitaria ALE de la Agencia Española de Cooperación Internacional, en la Universidad Politécnica de Valencia, España.
 Animal Político 
Categories: Género, México