Un bosque nativo en riesgo por un hotel

Un bosque nativo en riesgo por un hotel

El gobierno neuquino vendió 140 hectáreas del cerro Chapelco para un emprendimiento privado

Por Alejandra Hayon

La concesionaria del centro de esquí compró el área para construir un complejo hotelero. El bosque de lengas que se verá afectado está catalogado con el máximo valor de conservación. Diputados provinciales y organizaciones ambientalistas piden la anulación del decreto.

El gobierno de Neuquén vendió 140 hectáreas de bosque nativo en la cima del cerro Chapelco a la empresa concesionaria del centro de esquí, que pretende extender su negocio y hacer un exclusivo complejo hotelero con cabañas y hoteles 5 estrellas. El bosque de lengas, una especie de árbol tradicional de la región, fue catalogado como categoría roja, el máximo valor de conservación que incluye la Ley de Bosque. Sin embargo, las tierras fueron transferidas a la empresa Nieves del Chapelco por decreto y a tan sólo 8000 pesos la hectárea. Diputados provinciales y organizaciones ambientalistas piden la inconstitucionalidad del decreto.

La de este año no será una temporada más en Chapelco, en San Martín de los Andes. Hace tres semanas se conoció un boleto de compra venta entre la provincia de Neuquén y la concesionaria del centro de esquí, que oficializa la transferencia de 140 hectáreas de bosque nativo por un valor de 1.150.000 pesos, alrededor de 8000 pesos por hectárea en un terreno que se considera invaluable. El boleto confirmó la sospecha de las organizaciones ambientalistas que vigilaban de cerca las maniobras de la empresa. En 2012 y 2013 lograron frenar dos intentos de tala.

La venta se comenzó a negociar en 2010, cuando el gobernador Jorge Sapag firmó el decreto 505 que autorizó la prórroga de la concesión hasta el 2022 y la transferencia de un área de 140 hectáreas para que la empresa eligiera 90 para su emprendimiento inmobiliario. El proyecto de Nieves de Chapelco, que nunca fue revisado por el ente que regula la Ley de Bosques, la Ley de Recursos Hídricos ni por el Ministerio de Medio Ambiente, incluía un barrio cerrado de lujo y un hospedaje destinado al segmento de la sociedad de mayor poder adquisitivo, el ABC1. En 2014, el decreto 242 oficializó el boleto de compra venta. Ninguno de los dos decretos fueron publicados en el cuerpo central del Boletín Oficial, por lo cual pasaron desapercibidos.

Según diputados provinciales y organizaciones ambientalistas, la maniobra es claramente inconstitucional ya que trasgrede leyes nacionales, provinciales y municipales. “Se violaron todas las leyes”, advirtió a PáginaI12 Mariano Mansilla, diputado provincial por el Frente Neuquino, que presentó un pedido de inconstitucionalidad. “En 2002, la provincia le transfirió la propiedad del cerro a la municipalidad de San Martín por lo que cualquier decisión sobre esas tierras la tiene que tomar el gobierno local. Además, la tierra no se puede transferir por decreto: tiene que pasar por la Legislatura y por una audiencia pública”, sostuvo el diputado, quien agregó que la Ley de Bosques prohíbe cualquier desarrollo inmobiliario en las zonas de conservación.

El pedido de inconstitucionalidad denuncia también el precio “irrisorio y vil” al que fueron vendidas las tierras y alerta que parte de lo transferido es propiedad de las comunidades mapuches Curruhinca y Vera. “Iban a empezar el desmonte sin autorización para urbanizar, ni cambio de zona”, criticó el diputado. El otro temor de los habitantes de San Martín, es que el emprendimiento hotelero en la cima del cerro perjudique a los pobladores de la villa que viven del turismo. “Los vecinos quieren preservar el bosque pero además les preocupa la construcción de un hospedaje al lado de la pista de esquí. Los turistas irían directo del aeropuerto hasta allí. Van a monopolizar el turismo y el hospedaje dejando sin turismo a la villa”, agregó Mansilla.

Tanto el diputado como los vecinos y la Asamblea Socio Ambiental de San Martín de los Andes pidieron que el gobierno provincial anule el decreto de 2010, el que habilita la transferencia de un bosque nativo a una empresa privada.

El cerro Chapelco no es sólo un centro de esquí. Según un informe de la Asamblea Socio Ambiental, de lo alto del cerro nacen las vertientes de agua potable que abastecen a la ciudad de San Martín de los Andes y alrededores. Los bosques cumplen una función fundamental para la conservación del agua dulce, ya que filtran y depuran el agua, evitan la erosión del suelo y disminuyen el peligro de inundaciones, que afectan el suministro de agua río abajo.

La misma Asamblea ya había advertido maniobras sospechosas en 2012 cuando desde el Consejo Consultivo que establece la Ley de Bosques identificaron dos intentos de tala por parte de Nieves de Chapelco. “Se pasaron por el traste la Ley de Bosques que prohíbe este tipo de emprendimientos. Se autorizó un proyecto sobre tierras públicas sin la autorización del municipio, sin que el Concejo Deliberante haya aprobado los loteos y sólo con la presentación de un anteproyecto aprobado por el organismo a cargo del centro de esquí, que no tiene ni un solo técnico”, sostuvo Marcelo Fernández, integrante de la Asociación Civil Pro Patagonia que participa en la Asamblea.

Fernández cuenta que para la misma época en que la provincia emitió el segundo decreto, el que oficializa el boleto de compra venta, se desarticularon los consejos consultivos encargados de monitorear la Ley de Bosques. “Dejan de cumplir con la participación ciudadana para regalar las tierras”, denunció el militante ambiental, quien agregó: “La resistencia acá es enorme, el tema ambiental pega muy fuerte entre los vecinos de San Martín”. “No van a poder avanzar con el bosque”, concluyó.

Página12

Categories: Argentina, Misceláneo