Víctimas y testigos del holocausto migratorio

Víctimas y testigos del holocausto migratorio

Por Elvira Arellano 

Hace dos semanas se conoció la trágica noticia sobre 39 migrantes encontrados en un tráiler estacionado en una tienda de supermercado en San Antonio, Texas. 7 personas fallecieron, una tras otra en el transcurso de las horas hasta que oficialmente 10 personas fueron declaradas muertas en esta gran tragedia migratoria, familiares y amigos se movilizaron a través de las redes sociales para dar con el paradero de los suyos que sabían estaban cruzando la frontera para llegar a los Estados Unidos.

Con el paso de las horas los familiares ya tenían noticias no muy alentadoras, gracias a la intervención de organizaciones de la sociedad civil los familiares estaban siendo atendidos por el gobierno mexicano a través de la secretaria de relaciones exteriores, siempre sacando pecho el gobierno mexicano de la tragedia de las familias, pero verdaderamente; ¿cuál es el problema? ¿Cómo el gobierno mexicano debe de actuar para defender y proteger los derechos de los migrantes mexicanos?

Como gobierno, proteger y defender los derechos de los inmigrantes no es solo gestionar una visa humanitaria con el gobierno de los Estados Unidos, los derechos de los mexicanos se protegen en su patria y fuera de ella, pero desafortunadamente el gobierno mexicano se ha vuelto candil de la calle y oscuridad de su casa, miran la paja ajena pero no miran el tronco que traen atravesado en los ojos, protestan sobre lo que está ocurriendo en Venezuela y tratan de esconder la realidad que pasa en México.

Lo ocurrido en San Antonio, Texas, es muy similar a la tragedia en el rancho de San Fernando, Tamaulipas en 2010, la delincuencia organizada está ligada al tráfico de personas que operan con permiso y en comparsa con el gobierno municipal, estatal y federal en México, el gobierno todo lo sabe porque obtienen sus buenas ganancias para ocultar la verdad. En aquellos años el gobierno panista de Felipe Calderón estaba muy urgido por encontrar algo para justificar su combate al narcotráfico y tratándose de un Estado gobernado por la oposición priista el gobierno federal pensó que le habían pegado al premio gordo.

Convocaron a toda la prensa para anunciar el posible ajuste de cuentas entre narco, ¡oh sorpresa!, se trataba de la ejecución colectiva más grande en la historia migratoria, 72 migrantes ejecutados por la delincuencia organizada, fue el único sobreviviente de origen Ecuatoriano (según el reporte del gobierno mexicano) quien herido logró llegar hasta un retén militar donde pidió auxilio y contó toda la tragedia ocurrida. Fredy Lala Pomavilla en su testimonio cuenta que no fue el único sobreviviente, 77 eran los migrantes secuestrados entre ellos una mujer embarazada y una niña que no se sabe que pasó con ellas, Fredy recibió un balazo en la quijada y se hizo el muerto, después de la masacre se dio cuenta que un hondureño y un salvadoreño habían sobrevivido.

El gobierno mexicano y ecuatoriano hicieron todo lo posible para que Fredy no volviera a hablar ante los medios de comunicación e inmediatamente fue enviado a Ecuador en el avión presidencial bajo la custodia del programa para víctimas y testigos protegidos, le prometieron una casa, carro, un trabajo estable, pero conforme pasó el tiempo y las aguas se calmaron, le retiraron toda protección y ayuda económica, psicológica y médica, el gobierno le engañó para quedarse callado, 11 personas de los 72 migrantes masacrados siguen sin ser identificadas.

Las personas hace algunos años emigramos por la falta de oportunidades de trabajo con salario digno para sobrevivir y sacar a nuestra familia adelante, actualmente la violencia ha crecido desproporcionadamente tanto así que México se ha convertido en el segundo país más violento en el mundo después de Siria, eso gracias a la complicidad del gobierno con la delincuencia organizada, no hay condiciones de sobrevivencia en nuestro país, muchos lo sabemos y muchos lo callamos, los migrantes que murieron en el tráiler de la muerte venían huyendo de la pobreza y de la delincuencia organizada.

A los deudos de los migrantes que murieron en el tráiler de la muerte el gobierno mexicano hará todo lo posible por mantenerlos callados, pero es importante seguir denunciando la gran complicidad del gobierno mexicano con la delincuencia organizada, el gobierno es cómplice del asesinato, secuestro, violaciones, levantones de hombres y mujeres en México, se siguen violando y asesinando mujeres, los feminicidios son alarmantes y el gobierno lo calla, estudiantes son reprimidos, amenazados y asesinados y el gobierno es culpable, migrantes en la ruta migratoria son asesinados, secuestrados, extorsionados y violados.

Los sobrevivientes del tráiler de la muerte deben luchar y no aceptar ser deportados, ustedes son víctimas y testigos del holocausto migratorio, no hagan ningún caso o promesas que les ofrezca el gobierno mexicano pues recuerden que el narcogobierno de Enrique Peña Nieto; a reconocido y felicitado el presidente Donald Trump por su política migratoria, el gobierno mexicano será parte de la migra para ayudar y agilizar las deportaciones de los mexicanos, el gobierno mexicano va a hacer todo lo posible por callar a los sobrevivientes del tráiler de la muerte a través de la deportación.

Categories: México, Migrantes, Opinión