Santuario para los indocumentados

Santuario para los indocumentados

Por Elvira Arellano

Hace una semana me llamó un compañero de lucha para compartirme la noticia sobre Nuri Chavarría, migrante guatemalteca radicada en Norwalk, Connecticut. Nuri llegó a los Estados Unidos en 1993 y solicitó asilo, por muchos años ella estaba luchando en la corte para lograr ganar su caso, en 1999 un juez le ordenó salida voluntaria, pero Nuri decidió quedarse hasta que en 2010 los oficiales de inmigración llegaron a tocar la puerta de su casa para arrestarla y deportarla, Nuri solicitó una visa humanitaria por la condición de su hijo mayor que nació con parálisis cerebral, necesita atención y cuidado especial.

En la administración del ex presidente Obama Nuri no era prioridad para ser deportada ya que contaba con un historial criminal limpio, pero todo cambió con la administración del presidente Donald Trump, Nuri recibió la orden de un juez de presentarse con su boleto de avión para ser deportada a Guatemala el día 20 Julio, todo cruzaba por su mente de esta mujer de 43 años de edad y 24 años viviendo en este país como una ciudadana ejemplar que trabaja, cuida y cría a sus hijos bajo la protección y por el buen camino Dios.

El temor de ser deportada a su país que ama, pero no le ofrece seguridad, salud, educación y bienestar para sus hijos y la tristeza de dejar a sus hijos solos en los Estados Unidos, le ayudó a tomar de decisión más importante en la vida de su familia, en camino al aeropuerto decidió aceptar la protección de la iglesia que le abrió sus puertas para tomar Santuario sin imaginar lo que pasaría, solo confiando en Dios, en el pastor de la iglesia y la comunidad.

El miércoles 26 de julio yo estaba preparándome espiritualmente porque era el día que hablaría por teléfono con Nuri para darle todo nuestro apoyo como familia, nuestros pastores de la iglesia Metodista Unida Lincoln Walter Coleman, Emma Lozano y Jacobita Alonso pastora de la iglesia Adalberto Metodista Unida, que es la iglesia donde tomó santuario, sigue siendo santuario para todos los inmigrantes que necesiten de su protección, nuestros pastores están muy comprometidos en que el santuario debe ser una protección divina para mantener a nuestras familias unidas.

La alegría de recibir la llamada fue para darme las buenas nuevas de que inmigración había aceptado parar la deportación de Nuri, finalmente hablé con ella oramos juntas y dimos gracias a Dios por todas las bendiciones puestas en esta familia que necesitaba de su gran protección.

Esta familia tomó una decisión muy difícil, porque no es fácil estar en la luz pública y ser blanco de ataques de odio, ni mucho menos que señalen a nuestros hijos, somos padres y madres que responsablemente trabajamos para proveerles lo necesario a nuestros hijos, pero lo más importante, los guiamos por el buen camino de Dios.

Cuando yo tomó santuario en mi iglesia en Chicago en 2006 otras 3 personas estaban tomando santuario en California en diferentes iglesias incluyendo en la iglesia católica Nuestra Señora la Reina de los Ángeles de la placita Olvera en Los Ángeles.

Con el paso de los años más de 400 iglesias se declararon santuario pero fue hasta después de que tomó protesta como presidente Donald Trump que amenazó con deportar a todos los indocumentados más de 800 iglesias cristianas se han declarado santuario para proteger a las familias migrantes de la deportación.

Hay otras iglesias que aún están dudando en declararse santuario porque primero piensan en las consecuencias legales que puedan tener y desconfían de la palabra de Dios, hasta este momento ningún pastor o líder religioso ha sido acusado de alguna violación o crimen por proteger en su iglesia a los inmigrantes en santuario.

Es muy peligroso lo que está pasando políticamente en estos momentos, hace unos días el presidente Donald Trump nuevamente evidenció al narco presidente de México, Enrique Peña Nieto quien supuestamente felicitó a Donald Trump por su política migratoria, me pregunto yo, ¿cuál política migratoria?, lo único que ha anunciado la Casa Blanca es la posible eliminación del DACA y TPS para septiembre de este año.

La manera más efectiva de organizarnos es a través de grupos comunitarios, en el trabajo, en la escuela y en las iglesias, debemos de usar las redes sociales para organizarnos y prepararnos para luchar por cada una de las familias que están siendo atacadas, debemos de pedir a los pastores y líderes religiosos sus iglesias sean declaradas santuarios para los inmigrantes.

La iglesia católica es la iglesia con más feligreses en el mundo, no están abriendo sus puertas para santuario en parte por las acusaciones de violaciones de algunos padres de la iglesia a niños, también es la iglesia que más poder tiene, desde un púlpito se puede predicar por el bien o por el mal, desde un púlpito se puede sembrar odio pero también paz, desde un púlpito se puede predicar también la libertad y legalización para DACA, TPS, Refugiados, desde un púlpito se puede predicar santuario para los indocumentados.

 

Categories: Migrantes, Opinión