Dilma Rousseff: Golpe en Brasil es el más perverso y absurdo

Dilma Rousseff: Golpe en Brasil es el más perverso y absurdo

Los medios de comunicación, según Rousseff, vendieron el discurso de un país en quiebra, sin embargo, ellos mismos confirmaron que eso no era cierto. | Foto: teleSUR

“Es un golpe fraudulento y tuvo como razón estratégica meter a Brasil económica, política y geopolíticamente en el neoliberalismo”, enfatizó Rousseff.

La presidenta constitucional de Brasil, Dilma Rousseff, calificó el golpe parlamentario en su país como “el acto más vergonzoso, perverso y absurdo golpe político, económico y social”.

“Es un golpe fraudulento y tuvo como razón estratégica meter a Brasil económica, política y geopolíticamente en el neoliberalismo”, enfatizó Rousseff durante una conferencia en la apertura del salón del Libro Político en la ciudad brasileña de Sao Paulo.

Con respecto a la enmienda constitucional que congela los gastos primarios en la salud y la educación durante 20 años, Rousseff manifestó: “Criminalizaron los gastos sociales, dijeron que gastamos muchísimo, sí gastamos en transferencias sociales para políticas en materia de educación y salud, pero el trasfondo de nuestro proyecto era la salvación de Brasil de las garras de la política neoliberal que excluye a la población de toda decisión del Estado”.

La exmandataria explicó que fue necesario para gestar el golpe que más personas estuvieran involucradas, no solamente los partidos políticos de derecha.

“Las cuatro o cinco familias que controlan los medios oligopólicos de Brasil asumieron un papel estratégico al momento de liderar y organizar la sociedad y de definir un pensamiento político”.

Los medios de comunicación, según Rousseff, tuvieron que vender el discurso de un país en quiebra, sin embargo, “ellos mismos el 26 de junio al salir el Reino Unido de la Unión Europea, los mercados se tornaron inestables y el Ministerio de Hacienda de Brasil emitió un comunicado donde afirmaba que el Estado tenía una gran fortaleza por contar con 380 billones de dólares porque Brasil era un acreedor. Ellos reconocieron que el país no estaba en quiebra”.

Rousseff aseguró que el golpe parlamentario que la removió del cargo y puso al presidente de facto Michel Temer en el poder, fue “un fraude basado en incorrecciones presupuestarias de mi Gobierno, pero fueron incorrecciones que hubo en otros gobiernos”.

Por último, resaltó la necesidad de que en Brasil se celebren “elecciones directas para restablecer las condiciones de estabilidad y legitimidad que puedan permitir que Brasil vuelva a crecer y andar por el camino que genera empleos y poder enfrentar la lógica del privilegio”.

Telesur