“Tierra”: Un poema indígena para la Pachamama

“Tierra”: Un poema indígena para la Pachamama

Cada 22 de abril el mundo le rinde homenaje a la Tierra; madre que nos brinda aquello que necesitamos para vivir bien y en comunidad (común-unidad).

Un poema escrito por el poeta indígena Fredy Chikangana, quien lucha por la conservación de las memorias ancestrales y la Madre Tierra a través de la poesía.

Fredy hace parte de la comunidad Yanakuna y desde territorios colombianos le comparte al mundo el llamado de conciencia, unidad y amor entre todos los seres y la naturaleza.

Pachakay
Pachakay
callarinasha cusicuymanta huaccayripi
causaypiy llaphllahuachai puka
tukuna rumipi yana
paypicay yupaychayniok cayiniyokmanta uku pacha
huatanima nukanchi yawar
waskakunawan huaymapacha.

 
Pachachaipi
phurupay tukanta
ima huacaychina llimpikuna causaymanta
yakucapay munainiyok ttukiri
k´apakpay yachikpayri tucuimanta quihuakuna
ima pusapayayman ananpachaman ukupachaman
nukansha
callpawan mosccoykunamanta.

 
Chaiman pacha quilluyana
rinacay tullu
jaika shimikuna pachamanta chhonccasca tarinakuna
nuka tikramuna caimán llapllahua
millma caimán, yakuman ima llancana aichakuna
nukarina takiman kcaytacunapura huailla quihuachaymanta
micjunapak mosccutucuy runakunamanta
nuka tukuna kirushata uturunkumanta
taqui tutakunamanta tinya uyhuamanta
kenataquimanta tutaypachajahuaman
ukupachapita urkujatunmanta.

La tierra
La tierra es el comienzo de la alegría y el llanto;
en ella vive la placenta roja
convertida en piedra negra,
en ella están los rituales de seres subterráneos
que amarran nuestra sangre
con las lianas del tiempo.

 
En esa tierra
está la pluma del tucán
que guarda el colorido de la vida,
está el agua libre e inquieta,
el aroma y el sabor de todas las hierbas
que nos llevan al cielo y al infierno,
estamos tú y yo
con la fuerza de los sueños.

 
A esa tierra negra o amarilla
irán estos huesos
cuando la boca del tiempo los haya chupado;
volveremos entonces a esa placenta,
a esa pluma, al agua que toca los cuerpos;
iremos a cantar entre los hilos verdes de esas hierbas
para alimentar todos los sueños de los hombres.
Volveremos a ser diente de tigre,
poema de la noche, tambor de yegua,
sonido de flauta a altas horas de la noche
en lo profundo de la gran montaña.

Por: Fredy Chikangana, 2010.

La voz de la madre tierra

Categories: Colombia, Poesía