“La vida es migrante porque migrar es un derecho de toda la humanidad”

“La vida es migrante porque migrar es un derecho de toda la humanidad”

Historias de migrantes

Mucho tiempo después se casó con una argentina de origen gallego. Carmen, mi bisabuela, vivía en La Lucila, provincia de Buenos Aires. Eligieron quedarse en Tigre y allí pasé muchos días de mi infancia.

Cuando cumplí siete, en 1977, me tocó migrar junto a mi madre y a mi padre a México escapando de la dictadura militar. En abril de 2001, a los 33, volví a migrar junto a El Gallego, mi compañero de aventuras y de vida. Fuimos exiliados económicos.
Hoy mi vida no es de ningún lugar y es de todas partes. La vida es migrante porque migrar es un derecho de toda la humanidad. Amplía miradas, concepciones y ayuda al intercambio de experiencias entre personas.

Hoy como periodista, comunicadora comunitaria y educadora popular digo que ninguna persona es ilegal por ser migrante. Por eso, sí a migrar.

Cosecha Roja