Olaudah Equiano, el esclavo africano que escribió su cautiverio

Olaudah Equiano, el esclavo africano que escribió su cautiverio

Bautizado como Gustavus Vassa por un capitán de la Marina Real, pagó por su libertad y logró viajar por todo el mundo para combatir la esclavitud


Olaudah Equiano

Retrato de Olaudah Equiano.

Olaudah Equiano nunca tuvo clara la fecha de su nacimiento en una región africana que hoy corresponde a Nigeria, ni contó cómo transcurrieron sus primeros años de vida junto a su familia en la aldea africana. Su vida cambió cuando a los 11 años lo secuestraron junto a sus hermanos y se convirtieron en esclavos. De ahí en adelante, primero por obligación y después por convicción, tras ser comprado por diversos europeos para unirse a movimientos abolicionistas y luchar contra la esclavitud, viajó por numerosos países. Eso sí, la clave de todo fue la formación que adquirió y que le permitió ser el primer africano esclavo en escribir sus memorias y contar en primera persona las penurias y humillaciones que sufrían a manos de sus dueños.

A Olaudah Equiano se le conoce por ser un escritor africano del siglo XVIII, pero también marinero y activista del movimiento abolicionista. Él mismo afirmaba haber nacido en 1745 en un pueblo lejano de cualquier sitio llamado Essaka, en lo que es hoy la región de habla Igbo en Nigeria. A los 11 años de edad fue tomado como esclavo junto a sus hermanos y llevado a América para ser vendido allí. Pasó por diversas manos, desde comerciantes de esclavos europeos, pasando por Barbados y acabando en las plantaciones de la colonia británica de Virginia.

De aquellos años escribiría después que estaba tan impresionado por su experiencia que trató de lavarse el color de su rostro en un intento de escapar de su posición como esclavo.

Un capitán de la Marina Real fue su primer dueño y quien le dio el nombre de Gustavus Vassa en honor al rey sueco del mismo nombre. Posteriormente fue comprado por Michael Pascal, un marinero en la Royal Navy, por lo que Equiano perfeccionó el arte de la marinería y tuvo que seguir a su maestro en la batalla durante la Guerra de los Siete Años de Gran Bretaña con Francia. El trabajo que tuvo encomendado Equiano durante las batallas fue la de suministrar pólvora para los disparos.

El joven Olaudah Equiano supo ganarse el respeto de su maestro y después de viajar extensamente, Pascal lo envío a Inglaterra para recibir una educación básica. Pascal escribió más tarde que Equiano era “un niño muy merecedor”. Durante este tiempo, en 1759, también se convirtió al cristianismo, algo que adquirió gran protagonismo en su vida, hasta el punto de utilizar como su regla de oro el mensaje cristiano de “trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”.

La libertad que Pascal le había prometido al joven Olaudah alguna vez no acababa de llegar. Fue vendido a Robert King, un marinero de Filadelfia, y de nuevo al capitán James Doran en el Caribe, que le continuó inculcando la lectura y la escritura a la vez que lo educó en la fe cristiana.

Gracias a su poder de ahorro en las actividades comerciales que le encomendaba Doran, Equiano logró comprar su libertad y empezó una nueva vida que él mismo definió como “el día más feliz del mundo; por la mañana era esclavo y por la tarde mi propio maestro”.

Inicialmente Olaudah Equiano se quedó en Estados Unidos para ayudar a Doran como socio comercial, pero en numerosas ocasiones intentaron secuestrarlo y devolverlo a la esclavitud. Sin embargo, siempre fue capaz de escapar al poder demostrar su educación y bagaje cultural, aunque no tardó en regresar a Gran Bretaña por su inseguridad. Más tarde, escribiría que “la posición de los esclavos libres era poco mejor que los esclavos debido al terrible trato que recibían los hombres negros”.

En Inglaterra conoció a muchas personas que apoyaban la abolición del comercio de esclavos y el movimiento abolicionista crecía en esos años sin parar. Animado en parte por ellos, Equiano dio testimonio en primera persona sobre la vida como esclavo con La interesante narrativa de la vida de Olaudah Equiano o Gustavus Vassa, el africano. Publicado en 1789, la obra fue recibida con entusiasmo y no solo se vendió bien, sino que además tuvo muchas ediciones.

Ese libro autobiográfico de Olaudah Equiano sirvió para que mucha gente tuviera las primeras noticias sobre el sufrimiento de los esclavos y se animara a apoyar la causa abolicionista. Las buenas críticas que recibió hacían referencia no solo a la dureza de los contenidos, sino a la calidad de la escritura, el estilo y la habilidad en las descripciones.

La fama por su libro le sirvió a Equiano para poder pedirle al rey en Inglaterra el fin de la esclavitud, a la vez que ayudó a desmitificar muchos de los mitos y prejuicios sobre los pueblos africanos. Los ingresos por las ventas de libros permitieron a Equiano vivir de manera desahogada y dedicar más tiempo a hacer campaña contra la esclavitud y a la causa de sus hermanos negros. Olaudah también fue líder de la comunidad negra pobre de Londres, descendientes de esclavos que luchaban por sobrevivir económicamente.

En 1792 Olaudah Equiano se casó con Susan Cullen, una chica británica, y ambos tuvieron dos hijas. Anna Maria en 1793 y Joanna en 1795. Equiano, con su matrimonio, sostuvo su teoría de que la unión entre blancos y negros podría servir para disminuir la segregación racial hacia los africanos y unificar a los seres humanos.

Susannah falleció en febrero de 1796 y Olaudah lo hizo al año siguiente, el 31 de marzo de 1797. Poco después, la hija mayor falleció a los cuatro años de edad, dejando a Joanna como única heredera de la fortuna de su padre.

Hoy Google rinde homenaje a Oulaudah Equiano por el 272 aniversario de su nacimiento con un doodle que muestra al escritor africano escribiendo entre dos barcos y con unas cadenas rotas que simbolizan su vida: esclavitud desde África a América, marinero, escritor e impulsor de la abolición de la esclavitud.

El País