Jonas Sanche, rapero: “Yo critico a la sociedad a partir de mi vivencia, de mi trauma, de mi golpe”

Jonas Sanche, rapero: “Yo critico a la sociedad a partir de mi vivencia, de mi trauma, de mi golpe”

Por Pablo Álvarez Y.

Habiendo vivido un 2016 con distintas giras internacionales, hoy el rapero de La Florida y su DJ Four D -Tomás Alzamora, también director de cine- están cien por ciento mentalizados en dos proyectos que los tienen sin descanso: su segundo disco “27” y la película “La Mentirita Blanca”, protagonizada por Rodrigo Salinas y Catalina Saavedra. Desde su centro de operaciones, compartieron su experiencia y su rap con El Desconcierto.

Uno nació al ritmo de la música de raíz folclórica andina en Antofagasta, y creció con las crudezas y bellezas de la escena rapera de La Florida. Un lugar de muros graffiteados en el que en los ’90 convergieron exponentes como Juan Sativo (Tiro de Gracia), Makiza y CHR.

Era tal el clima de la comuna, que el rapero Epicentro no dudó en advertirle al joven David Castillo: “¿Erís de acá? Vo’ estái cagao, estái destinado a ser rapero”.

El otro hasta hace siete años vivió en San Carlos, la misma comuna que vio nacer a Violeta Parra y a Los Ángeles Negros. Un lugar cuyo motor funciona a varios cambios menos que Santiago y donde la desigualdad no es tan violenta como en la capital.

“Las clases sociales en un pueblito chico no se alcanzan a ver, porque están todos juntos. El de la pobla se cría con el más cuico”, asegura Tomás Alzamora.

El del norte hoy es Jonas Sanche y el del sur es Four D. De alguna forma ambos se conocieron y armaron un proyecto que desde 2012 -año en que lanzaron el disco “Verdades: La Voz de la Avenida”- no ha parado de crecer.

 

Echándose tallas mientras disfrutan la música de artistas que han conocido tanto en la escena rapera chilena como en sus giras internacionales, el rapero Jonas Sanche y su Dj Four D recibieron a El Desconcierto.

Antes de conocerse, ¿cómo fueron sus adolescencias y cómo les fueron acercando al rap?

JS: Yo la viví con la Yola, mi abuela, que tuvo una enfermedad. Me vi en un punto en donde no había plata, tuve que mamarme la salud pública y burocracias de mierda de pensiones con ella. Empecé a cachar cómo era el sistema, y de chico me endurecí con esas cosas. Eso me hizo una persona disconforme. Mi adolescencia además fue rapera, callejeada, de andar pintando, estar metido a veces en cosas no tan buenas…

FD: Sobreviviendo, rap game.

¿Cuándo empezaste a rapear, Jonas?

JS: El ’99. Yo le hacía el beatbox a mis amigos, era el único que podía hacer unos más bacanes jajaja Mis amigos en ese tiempo tenían un grupo que se llamaba Encasa. Con ellos empecé a rapear. Lo mío era más el graffiti, me juntaba en las tardes a llenar mis plumones con mis amigos, hacer stickers, después en la noche salía a rayar micros a la esquina. De repente nos robábamos algunas latas de la Sherwin Williams o del supermercado, y salíamos a rayar. Me gustaba harto. Hasta el día de hoy, cuando me piden una firma, yo lo taggeo, no hago firmas de Marcelo Ríos pa’ la cámara.

¿Y tú cómo entraste Four D?

FD:  Fue como a los 9 años. En San Carlos hicieron una media tubería, un skate park. Le saqué los patines de colores a mi hermana y me fui a meter en lo que estaba pasando jajaja Habían como cinco cassettes de hip hop en ese momento: Tiro de Gracia, el de Makiza, la Pozze Latina, Kris Kross y aparte uno de Space Jam que tenía como dos temas raperos.

JS: ¿Podríamos decir que eres de la vieja escuela de San Carlos?

FD: Sí po, vieja escuela po hueón jajaja Ahí me fui metiendo. Yo también rapeaba, hice como seis discos. Siempre me habían gustado las tornas y no había ni una en San Carlos.

JS: ¿Podríamos decir que eres la primera tornamesa de San Carlos?

Jonas Sanche

FD: Jajaja sí po, no había nada. Después empecé a hacer un programa que se llamaba Rap Planet y ahí este llegó de colado con un grupo, con los Ley 20 mil. Después hablando en un carrete me dijo: “Oye tú tenís tornas, ¿por qué no me acompañái y me tirái unas bases?”. En este tiempo este hueón andaba en la calle no más con su cd con bases y lo hacían rapear como en los entremedios. Cuando llegó acá estaba con todo desordenado.

JS: Todavía no tenía ni el disco armado, estaba a medias. Sin coro, sin nada. A lo Jonas, todo a medias. Ese 2010 fuimos al evento “El Sur es Hardcore”. Y nunca más paramos de tocar.

La dureza de los 27

A pulso, con el trabajo de años y con una abuela que creyó en su música -e incluso lo retaba por no empeñarse en sacar su primer disco- Jonas Sanche lanzó en 2012 “Verdades: La Voz de la Avenida”. Su carrera despegó de inmediato.

“Hubo un momento en que tocábamos tres o cuatro veces por semana. De repente le decía al Four D: ‘¿Nos bajamos del bus o nos subimos a otro? Siento que no me bajé del bus anterior”, relata.

Actualmente se encuentra trabajando en su segundo disco llamado “27”, con el que está buscando otra sonoridad y mensaje. “Ya no soy el mismo del primer disco”, dice.

¿Cómo fue el proceso del primero comparado con el de ahora?

JS: Ambos fueron igual de crueles.

Pero al menos ahora tienes un nombre formado.

JS: ¡Eso es peor po’ hueón! ¡No podís defraudar a nadie! Pero al final esto es a lo Alexis: estái jugándote la eterna pichanga aunque estís en el equipo número uno del planeta.

¿Qué significa tu nuevo disco?

JS: Estoy buscando lo más sincero de mí para expresarlo. “27” es un quiebre total, un disco duro. Tengo el compromiso de cerrar una etapa.

¿Cómo fue esa etapa?

JS: Fue dura. Porque los 27 es como empezar a ser hombre. Sentí que me moría en vida en un punto. Me fui de mi casa con mi hijo, me vine a vivir de allegado un tiempo donde Four D, que es padrino de él; se murió mi abuela en agosto del año pasado; anduve de allegado en otras casas; gente quiso ser usurera conmigo; tuve quiebres de amistades, de plata. De todo un poco. Eso es 27, una huea dura.

Four D

¿Y qué podemos esperar de tu rap en ese sentido?

JS: En algunas canciones cuento las cosas como son, pero otras son de rap donde tiro barra tras barra lo que ocurre en el momento. Trato de moverme de lo más claro a lo más oscuro. También vienen feats (colaboraciones) con Tiano Bless y otros nombres que no puedo revelar.

FD: Viene con la Tigresa del Oriente, Delfín hasta el Fin.

JS: Jajaja, no. Pero eso, “27” es un quiebre. Al menos ahora, respecto a mi vida, está en mis manos solucionarla, si estoy mal es culpa mía y no porque mi abuela esté enferma.

El Desconcierto 

Categories: Chile, Cultura, Entrevista, Música