Zompopos de mayo: en Guatemala una delicia culinaria de bon appetit

Zompopos de mayo: en Guatemala una delicia culinaria de bon appetit

Por Dennis Orlando Escobar Galicia

Los zompopos de mayo, pertenecientes a especie Atta cephalotes, son consumidos en Guatemala por personas de «buen diente», es decir: que comen de todo y mucho. Pero también de las conocedoras de las delicias gastronómicas. ¡Ah! y asimismo, por quienes no saben que es comida gourmet , pero viven en comunidades pobres donde los zompopos de mayo caen como gotas de lluvia y piensan al igual que los chinos, según el decir: «todo lo que se mueve se come».

En esta nación, otrora conocido como el « país de la eterna primavera», cuando caen las lluvias en la fecha normal, los zompopos de mayo se convierten en la algarabía de los niños, principalmente del área rural, porque lo colectan para ponerlos a pelear en amenos juegos y para comérselos.

Acá se consume el abdomen de los zompopos. Se cocinan como fritanga y después se comen con, unas gotas de limón y una pizca de sal. Si usted desea más complicaciones culinarias puede agregarle picante y otros condimentos como ajo y cebolla. Los mejicanos hasta se comen el taco (la tortilla) con guacamole (aguacate o machacado).

En Guatemala hay dos pueblecitos cercanos a la ciudad capital (San Juan Sacatepéquez y San Martín Jilotepeque) bastante famosos por la venta y el consumo de zompopos de mayo. En estos dos lugares se venden en los mercados y se ofrecen en los comedores comerciales. Este año los precios se han incrementado. Los vendedores dicen que, debido al cambio climático y a la cada vez mayor urbanización, colectan menos zompopos. Lo cierto es que la libra de zompopos en crudo ha llegado a costar 90 quetzales (13 dólares, aproximadamente).

Los zompopos de mayo son consumidos también por personas gourmet, como les dije líneas arriba. Ejemplo de ello es Luis Figueroa (un aburguesado) que en su blog ha escrito  «Me gustan desde que en Cuarto o Quinto año de Primaria, un compañero de clases los llevó al colegio. Me saben a maní tostado, y otras personas le encuentran gusto de chicharrones molidos.» Siempre del mismo tema escribió recientemente: « Los zompopos de mayo son una delicia, y ayer, en el mercado de San Juan Sacatepéquez estaba lleno de canastos con estas criaturitas sabrosas.»

En la universidad neoliberal de Guatemala,  donde estudian los encopetados de la «clase alta», la encargada de su arboretum escribió en su blog:   « Las primeras precipitaciones pluviales anuncian la llegada de la temporada lluviosa y junto con la lluvia aparecieron, en el campus de la Universidad Francisco Marroquín, los clásicos visitantes del mes: los zompopos de mayo.»

Los entomólogos y los nutricionistas coinciden en que los zompopos de mayo son alimento en varios países de Latinoamérica, a saber:   Guatemala, México, El Salvador, Colombia, Brasil.   Dicen que son insectos ricos en proteínas y que las personas les atribuyen hasta poderes afrodisiacos.

Lo cierto es que en dichos países sudamericanos se consumen de diferentes maneras e incluso se han comercializado, tal el caso de las pizzas mexicanas   elaboradas con zompopos de mayo.

Estimado lector de América Exuberante:   ¿Qué tal le caería una cerveza bien fría con unos tacos de zompopos de mayo al estilo guatemalteco?