Marta Matamoros, luchó por mejorar las condiciones laborales de las obreras en Panamá

Marta Matamoros, luchó por mejorar las condiciones laborales de las obreras en Panamá

 

Marta María Matamoros Figueroa (1909-2005) fue una defensora de los derechos sindicales de las mujeres obreras en Panamá, militante política y modista de profesión. Dentro de su lucha por mejorar las condiciones laborales de las obreras en Panamá se destaca la incorporación del fuero de maternidad de catorce semanas para trabajadoras y obreras en el primer Código de Trabajo de Panamá.

Marta María Matamoros Figueroa nació el 17 de febrero de 1909 en calle 14 Oeste, Santa Ana, ciudad de Panamá. Hija única de Gonzalo Matamoros, fundador de la Banda Republicana y Josefa Figueroa de Matamoros, ama de casa, ambos costarricenses. A raíz de la Guerra de Coto entre Panamá y Costa Rica, sus padres volvieron a Costa Rica donde Marta completó sus estudios primarios y tomó cursos de modistería.

Desde temprana edad Marta y su padre sostenían largas charlas sobre los postulados de la Revolución Francesa, las luchas obreras y el nacionalismo, pensamientos que más tarde forjaron su vida como obrera y militante sindical.

Inició trabajando como modista desde su casa pero se sentía incómoda por lo solitario del trabajo y la falta de relaciones con otras personas, por lo que en 1941 consiguió su primer empleo como trabajadora en la fábrica de confección de vestidos El Corte Inglés. Allí laboró por tres años, para más tarde incorporarse en otras fábricas como La Mascota y la sastrería del Bazar Francés. En esta época no existía un Código de Trabajo en Panamá por lo que las personas obreras de la época trabajaban en su mayoría bajo condiciones desfavorables que incluían confinamiento, calor sofocante y medidas de disciplina férreas, todo esto aunado a que no existía el derecho a vacaciones ni fuero de maternidad.

En 1945 se afilia al Sindicato de Sastres y Similares, en una época en que la participación sindical de las mujeres era escasa y logró escalar posiciones hasta convertirse en Secretaria de Finanzas y en 1946 organizó una huelga de trabajadores que duró treinta y ocho días en la fábrica Bazar Francés, en donde laboraba, para exigir mejores condiciones salariales y de trabajo. Producto de su participación en esta huelga quedó cesante y ese mismo año colabora de manera activa en la elaboración del Código de Trabajo, presentando una propuesta de ley para otorgar a las mujeres embarazadas catorce semanas de descanso con salario, la cual tuvo acogida en el directorio del sindicato.

Se recogieron firmas de apoyo de sindicatos, compañeras obreras y hasta amas de casa y se organizó una gran marcha de obreros y obreras hasta la Asamblea Legistlativa (hoy Asamblea Nacional de Panamá). Una vez la propuesta estuvo en la Asamblea Legislativa, contó con el apoyo de las diputadas Esther Neira de Calvo y Gumercinda Páez y fue finalmente aprobada.

En 1947 participó en la movilización de rechazo del Convenio Filós-Hines que cedía territorios panameños para bases militares estadounidenses y en la Marcha del Hambre y la Desesperación de Colón. Más tarde, en 1951 fue elegida por un año como Secretaria General de la Federación Sindical de Trabajadores (hoy Central Nacional de Trabajadores de Panamá), convirtiéndose en la primera mujer en ocupar ese cargo.

Durante este periodo apoyó una huelga de conductores de buses del barrio de Río Abajo (Panamá) que exigían obtener pago de seguro social y un salario fijo, acción que le mereció el encarcelamiento en la Cárcel Modelo por noventa y nueve días sin derecho a visitas de familiares ni amistades por lo que en protesta inició una huelga de hambre que duró 14 días.

Ocupó el cargo de Secretaria General del Sindicato de Sastres, formó parte de la Federación Sindical Mundial y actuó como dirigente nacional de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM).

En la década de 1950 Marta se interesó por el modelo del socialismo y estudió los escritos de Karl Marx y Vladimir Lenin. Viajó para conocer el movimiento obrero de la antigua Unión Soviética, y se enteró de primera mano las conquistas de la clase trabajadora en diferentes campos de la vida cotidiana. A su regreso militó en el Partido del Pueblo, el partido comunista de Panamá, llegando a ser parte de su buró político.

En un acto de reconocimiento que se le hizo en el marco del Día internacional de la Mujer, en el año 2001, a sus 92 años, señaló: “aprendí a enfrentar injusticias con las trabajadoras y los trabajadores. Jamás pensé en reconocimiento alguno. Mi compromiso fue por la libertad de nuestra patria. Por el derecho de nuestro pueblo a vivir con dignidad y de las mujeres con su emancipación y oportunidades en el trabajo, la comunidad y el hogar. Ha habido logros importantes, pero queda mucho por hacer”.

Pasó sus últimos años en el hogar de la tercera edad Fundación Nueva Vida Dios es Amor, en donde murió el 28 de diciembre de 2005.

 

Wikipedia