20 frases de Evita Perón, argentina universal

20 frases de Evita Perón, argentina universal

 

  • Con las cenizas de los traidores construiremos la Patria de los humildes.
  • Yo no me dejé arrancar el alma que traje de la calle, por eso no me deslumbró jamás la grandeza del poder y pude ver sus miserias.Por eso nunca me olvidé de las miserias de mi pueblo y pude ver sus grandezas.
  • Ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga, rechaza o acepta, y ha muerto la hora de la mujer que asiste, atada e impotente, a la caprichosa elaboración política de los destinos de su país.
  • Lo único que los mueve es la envidia. No hay que tenerles miedo: la envidia de los sapos nunca pudo tapar el canto de los ruiseñores.
  • Más abominable aún que los imperialistas son los hombres de las oligarquías nacionales que se entregan vendiendo y a veces regalando por monedas o por sonrisas la felicidad de sus pueblos.
  • Solamente los fanáticos –que son idealistas y son sectarios– no se entregan. Los fríos, los indiferentes, no deben servir al pueblo. No pueden servirlo aunque quieran.
  • Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad.
  • Donde existe una necesidad nace un derecho.
  • Yo no quise ni quiero nada para mí. Mi gloria es y será siempre el escudo de Perón y la bandera de mi pueblo. Y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la victoria.
  • Me tienen sin cuidado los odios y las alabanzas de los hombres que pertenecen a la raza de los explotadores. Quiero revelar a los pueblos. Quiero incendiarlos con el fuego de mi corazón.
  • No hay nada que sea más fuerte que un pueblo. Lo único que se necesita es decidirlo a ser justo, libre y soberano.
  • En la vida argentina ya no hay lugar para el colonialismo económico, para la injusticia social, ni para los traficantes de nuestra soberanía y nuestro porvenir.
  • No dejaré piedra sobre piedra que no sea peronista.
  • De nada valdría un movimiento femenino en un mundo sin justicia social.
  • Los pueblos de la tierra no sólo deben elegir al hombre que los conduzca: deben saber cuidarlo de los enemigos que tienen en las antesalas de todos los gobiernos.
  • Sangra tanto el corazón del que pide, que hay que correr y dar, sin esperar.
  • La patria es el pueblo y nada puede sobreponerse al pueblo sin que corran peligro la libertad y la justicia.
  • Nuestra patria dejará de ser colonia, o la bandera flameará sobre sus ruinas.
  • La patria no es patrimonio de ninguna fuerza.
  • Renuncio a los honores, pero no a la lucha.

 

Perfetogurú

 

Categories: Argentina, Feminismos, Género