La historia del primer alfarero de Santa Ana, Costa Rica

La historia del primer alfarero de Santa Ana, Costa Rica

Por Katherine Ortega

La luz del sol ilumina cada maña a este hombre ejemplar. Su disciplina de levantarse muy temprano a trabajar en su pasión, es lo que lo motiva.

La alfarería es casi sinónimo de su esencia. Con casi 70 años de mantener vivo éste arte, a Don Mario Hernández, no lo detiene nada para seguir en la lucha, pues a su edad, aún se genera sus propios ingresos.

Lo más impresionante de todo es su condición. Él tiene casi 10 años de haber perdido la vista y ni siquiera eso, ha sido pretexto para dejar la labor de sus amores.

Sus manos son ahora sus principales aliadas al igual que sus hijas, quiénes aprendieron el oficio y lo guardan como la mejor de las herencias, además del ejemplo y las enseñanzas de su papá.

Pero sobre todo a su comunidad porque Don Mario además de ser inspiración para el pueblo de Santa Ana es un verdadero maestro que enseñó su arte para dejar un legado y generar empleo entre los habitantes

Por ese lado, él puede estar tranquilo de que la alfarería, no desaparecerá fácilmente. Pero en la parte humana es muy probable que su ejemplo, también permanezca.

 

Teletica