Palestina y la desinformación

Prólogo

Raimundo Kabchi

Muchas causas justas en el transcurrir de la historia requieren de comprensión y solidaridad de los hombres amantes de la paz y la justicia internacionales, la causa palestina está a la cabeza de las mismas.

Rara vez vamos a encontrar en los anales de la historia humana una estafa mayor a la conciencia de los pueblos como aquella que se cometió y se sigue cometiendo en contra del pueblo palestino.

Hablar o escribir sobre el legítimo derecho del pueblo palestino a una identidad y a una patria, con la consabida tragedia impuesta a ése pueblo árabe, es sencillamente reeditar la tragedia de los indígenas de América y el genocidio cometido contra los africanos.

Desde muy temprana edad, conocí de cerca y viví las consecuencias del crimen cometido en Palestina ya que decenas de refugiados anclaron en mi pueblo chico, en el norte del Libano, trayendo con ellos, aparte de su altivez y dolor, la historia de los crímenes que las hordas sionistas, huyendo de la persecución cristiano-europea, aplican sus sufrimientos a otro pueblo laborioso, pacífico y tolerante. Desde entonces, milité en la justa causa del pueblo palestino que veía en su lucha no sólo la búsqueda de su emancipación y libertad sino también la salvación de los ciudadanos del mundo de fe judía utilizados como carne de cañón en un proyecto imperio-capitalista al servicio de los traficantes de armas y mercaderes del capital.

Grato para mí ha sido no sólo la sorpresiva oferta de prologar el libro de Georges Zade; “Palestina y la Desinformación”, sino también, por saber de sus dotes intelectuales que le permiten abordar en forma sui generis un tema tan complejo como la tragedia palestina poniendo como testigos irrefutables, a sus aseveraciones, los propios protagonistas sionistas y dirigentes de Israel.

No es nada exagerado recalcar que el problema suscitado por la ilegítima creación de un estado israelí en territorio palestino como la chispa que motorizó todos los acontecimientos en el Medio Oriente desde los años 40 del siglo pasado.

Las guerras, las intervenciones militares occidentales, los golpes de estado, los conflictos fronterizos, la formación de bloques antagónicos, la utilización de la religión como elemento político, la destinación de altísimo porcentaje de los presupuestos nacionales a la empresa bélica, los disturbios, la inestabilidad, el imperio del hambre, la miseria, la necesidad, el analfabetismo, el desempleo, la corrupción y tantos otros males que imperan en el Medio Oriente árabe son consecuencias directas de la presencia de Israel en el corazón de la nación árabe.

El impedimento de la unidad árabe, el atraso en la conquista de la verdadera independencia y soberanía por parte de los estados árabes y la imposibilidad de los pueblos árabes de disfrutar de sus riquezas patrias y en especial las riquezas petroleras, son causas inmediatas y consecuencias bien calculadas por parte de quienes incrustaron en la Palestina Histórica de un estado racial, colonial, exclusivista y excluyente.

La utilización de Israel, por parte de las otrora metrópolis imperiales y coloniales en contra de los anhelos del pueblo árabe en su prosperidad, unión y grandeza, la hemos vivido en cada instante donde el pueblo árabe era precisado en dar pasos firmes en pos de su libertad, su unión y su prosperidad a lo largo de todas las agresiones que el ejército sionista jugó su rol asignado por los imperios europeos y estadounidenses de turno.

Por último, me siento persuadido que con una lectura racional y objetiva del libro, que nos deja para la reflexión el amigo Georges Zade, nos proporcionará una oportunidad dorada para conocer con objetividad los secretos del mal llamado Conflicto Arabe-Israelí y entender a profundidad que estamos ante una verdadera tragedia humana con la complicidad de los grandes países sedicentes amantes de la democracia y los valores humanos y la anuencia criminal de las Naciones Unidas.

Caracas, Abril 2007

Descargar  Palestina y la desinformación

Categories: Libros libres