El Narcoestado mexicano

El Narcoestado mexicano

Por Elvira Arellano 

La situación que se vive en los Estados Unidos después de la llegada de Donald Trump a la presidencia es de incertidumbre, desesperación, ansiedad y miedo en las familias migrantes. Nos desespera la hipocresía de ambos gobiernos en los dos lados de la frontera, nos enoja lo invisibles que seguimos siendo para ambos.

Pensar, ¿a dénde nos van a deportar?, a un país donde no existe Estado de derecho, un país sin oportunidades para los deportados y nuestros hijos, un país que su Narcogobierno a secuestro la paz y libertad de todos los mexicanos.

Un Narcogobierno podrido en corrupción que roban a manos llenas sin que se les castigue como es debido, pareciera que es un crimen más grave robar una gallina para dar de comer a su familia, que un político que roba millones de pesos para enriquecerse y darse una vida de lujo a costa de la pobreza de miles de mexicanos que viven marginados.

La población ya sabe que si su familia tiene una emergencia no debe acudir a pedir ninguna ayuda monetaria a la presidencia municipal de su localidad, ya que nunca hay dinero para ayudar en las necesidades de emergencia, pero en tiempos de campaña hasta debajo de las piedras sale dinero para ayudar a las familias a cambio de la copia de su credencial para votar: la llamada “compra de votos”.

Tal es el caso que ahora se está viviendo en el Estado de México, donde van a ser las próximas elecciones el 4 de junio Estado donde fue gobernador el narco presidente Enrique Peña Nieto y donde su actual narco gobernador Eruviel Ávila a robado y desaparecido dinero del presupuesto tal como en su momento lo hizo el narco ex gobernador Javier Duarte en Veracruz.

Y que ahora se encuentra en Guatemala esperando ser extraditado a México para enfrentar la justicia que seguramente lo van a exonerar como al narco ex gobernador de Coahuila Humberto Moreira, y así la lista cada día más grande de narco gobernadores y narco ex gobernadores corruptos que han empobrecido cada día más al pueblo pero que a sus hijos los tienen estudiando en los mejores colegios y universidades de Estados Unidos y Europa; preparándolos para ser los herederos del poder y al pueblo lo quieren cada día más ignorante, empobrecido y sin oportunidades para seguirlo manipulando y usando en los tiempos electorales, para mantenerse en el poder y controlar la riqueza de México.

Se dice que el cartel de Atlacomulco opera desde décadas en el estado de México, que toda la maquinaria política priista se ha concentrado en estas elecciones para seguir controlando; la mafia de poder es tan peligrosa, que ser periodista y activista en México es la tarea más difícil pues con la vida se puede pagar el precio por informar con la verdad y por exigir derechos.

Un estudio del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos cataloga a México como el segundo país en el mundo más violento después de Siria, lo cual el Estado Mexicano lo desmintió inmediatamente, pero quienes lo vivimos día a día somos el pueblo: mujeres violadas, hombres y mujeres asesinados y ejecutados, fosas clandestinas, madres buscando a sus desaparecidos, realmente hay una gran omisión y por tanta culpabilidad del Narcoestado mexicano.

Lo que pasa realmente en nuestro país es un crimen autorizado, porque el Narcogobierno lo sabe pero lo niega, el gobierno ordena pera lo niega, el gobierno desparece pero lo niega, y al parecer todo pasa pero siempre hay una respuesta: ajuste de cuentas, andaban en malos pasos y siempre tratan de involucrar a las personas con la delincuencia organizada para que los casos queden cerrados.

Los que vivimos de este lado de la frontera no aceptamos ser deportados cuando está claro que nuestras vidas corren peligro y nuestros hijos podrían terminar ejecutados o desaparecidos como los 43 estudiantes de Ayotzinapa, necesitamos un cambio político en nuestro país México, que termine con toda la corrupción, pero no va a pasar nada si nosotros como mexicanos no queremos ser parte del cambio.

Categories: México, Opinión