El Santuario de un republicano disfrazado de “Ley de Confianza”

El Santuario de un republicano disfrazado de “Ley de Confianza”

Por Elvira Arellano 

Hace 11 años este pasado 15 de agosto, tomé santuario para protegerme de la deportación y luchar para quedarme en este país con mi hijo Saulito, en ese entonces de 8 años de edad, era la primera vez que una persona indocumentada tomaba santuario, no sabíamos si la migra llegaría en las próximas horas para arrestarme y deportarme, no sabíamos qué impacto tendría mi desobediencia civil en la comunidad local, nacional e internacional.

Para algunos fue bueno, para otros era un escándalo que les avergonzaba como mexicanos, michoacanos y además de Maravatío, pero para mí era la única forma que tenía para luchar por una vida mejor para mi familia y claro que tendría un impacto positivo para aquellas familias que se encontraban en la misma situación. Mi hijo, un niño nacido en este país fue blanco de muchos ataques, pero aun siendo tan pequeño logró ser querido y admirado por muchas personas que llegaron a nuestra iglesia para compartir su fortaleza, hubo personas de otros estados que incluso le enviaron juguetes por correo para la navidad.

La noche del 22 de agosto la historia de la familia Lino nos trajo esos recuerdos de incertidumbre, la señora Francisca Lino debía presentarse en las oficinas de inmigración en Chicago con su billete de viaje y su pasaporte mexicano para ser deportada el día 25 de Agosto, Francisca decidió tomar santuario en nuestra iglesia Adalberto Metodista Unida ubicada en la comunidad puertorriqueña en Humboldt Park, aun en contra de la voluntad de su esposo ciudadano americano, 5 hijos ciudadanos americanos y un residente permanente, la familia lleva más de 15 años luchando para que Francisca no sea deportada por un error en su aplicación.

El tiempo que Francisca pasará en santuario no lo sabemos, lo que sí sabemos es que ella puede tener la oportunidad de estar aquí al lado de su familia, su abogado Chris Bergin está haciendo todo lo que la ley le permite para que Francisca pueda permanecer en este país al lado de su esposo, hijos y sus tres nietos ciudadanos americanos, las familias inmigrantes estamos viviendo tiempos difíciles con la nueva administración del presidente Donald Trump y su retórica anti inmigrante para deportar a todos los indocumentados.

Francisca Lino y su esposo han criado a sus hijos en el camino de Dios, trabajan, pagan sus impuestos, no piden ayuda pública incluso sus hijas estudian en escuelas privadas, 3 de sus hijos mayores ya tienen más de 18 años y son independientes, Britzi quien tiene 16 años se ha convertido en una gran activista por el derechos de tener a su mamá a su lado. Las gemelas, como les llamamos ahora tienen 15 años y no hablan español, a sus cortos 2 meses se encontraban en un hospital con bronconeumonía pues fueron prematuras mientras su madre estaba encadenada de pies y manos esperando su deportación, afortunadamente en ese tiempo un juez aceptó dejar en libertad a Francisca bajo una fianza de 5 mil dólares.

Quince años luchando se dice fácil, pero solo la familia Lino saben todo el calvario que han pasado para estar juntos, es una familia muy unida, si deportan a Francisca las tres hijas menores de Francisca están dispuestas a irse con ella, ¿cómo será la vida para 3 niñas de 15 y 16 años en México? En México se vive una grave violencia de género, la delincuencia organizada viola y secuestra con fines de explotación sexual a niñas y mujeres, 7 mexicanas son asesinadas cada día en México, solo el 25% de los casos son investigados como feminicidios según el Observatorio Ciudadano de Feminicidios.

En México hay una gran corrupción, la delincuencia organizada opera en complicidad con las autoridades que están para proteger a la ciudadanía, operan en complicidad con políticos de todos los niveles de gobierno, nosotros como una familia de Dios no queremos que Francisca y sus hijas vayan a vivir a México, no queremos que ellas sean una cifra más de los feminicidios, secuestros, extorciones, violaciones y desparecidos.

Este pasado 28 de Agosto el Gobernador Bruce Rauner ha firmado la ley Estatal Trust Act o “Ley de Confianza” desde luego que causa una gran alegría para algunos pero desconfianza para otros, y no es porque sea una ley firmada por un republicano con mayoría demócrata, finalmente es la misma gata nomas que revolcada y más cuando sus intenciones son reelegirse, la “ley de Confianza” no va a detener las redadas, deportaciones y separación de familias,   tampoco va a detener la deportación de la señora Francisca Lino y de cientos de padres y madres que viven en el estado de Illinois y se encuentran en el proceso de ser deportados.

La “Ley de Confianza” no va a detener la retórica anti inmigrante del presidente Donald Trump para eliminar DACA, TPS, negar el Refugio a las víctimas de la violencia en el mundo, deportar a indocumentados. Les invito a la Marcha este próximo Domingo 03 de septiembre a las 2:00 p.m. nos reuniremos en el parque Harrison 18th St. y Damen Ave. Para marchar hasta las oficinas de inmigración 101 W. Congress Parkway en Chicago. ¡No hay excusa, no hay escuela y trabajo!

Categories: DD.HH., México, Migrantes, Opinión